viernes, 4 de enero de 2013

El tiempo de los sueños


Era las 7 de la noche de un sábado, decidí hacer zapping en la TV como haciendo tiempo para ver un programa de televisión cómico a la 9 pm. Aproximadamente a las 7:33 pm llegué al canal deportivo local y estaba jugando el César Vallejo vs Alianza Lima, el partido realmente estaba aburridísimo, así que iba y regresaba puesto que con el fútbol nunca se sabe. A los 34 minutos del segundo tiempo observé que el portero de Vallejo tenía el balón en las manos y saca elevado. La cámara toma el balón por los aires y en ese momento caigo en un profundo sueño. Recuerdo haber tenido dos largos sueños que son como largas y divertidas películas. Al término del segundo sueño, ante la sensación de haber transcurrido mucho tiempo, sobresaltado abro los ojos con la idea que por lo menos eran las 10 de la noche y que el programa que quería ver ya había terminado. Al abrir los ojos me doy con una gran sorpresa que me sobresaltó: la pelota recién caía en aproximadamente el centro del campo y el tiempo del partido ¡todavía eran los 34 del segundo tiempo!!! esto me ha hecho reflexionar sobre la relatividad del tiempo.
Einstein decía que si 2 hermanos gemelos uno quedaba en la tierra y otro se iba en una nave a la velocidad de la luz para el de la nave podía pasar una hora y para el que quedó en tierra habían pasado años. Entonces ese mundo onírico ¿es un mundo de imaginaciones? o nuestra conciencia sale a una velocidad libre de tiempos de gravedades y de mundos. Al comentar esto con mi esposa Ursula me recomendó que viera la película "El Origen"y efectivamente en ese filme manifiestan la idea que mientras aqui en la realidad para una unidad de tiempo, el tiempo onírico es mayor y este aumenta a manera que pasamos de una dimensión onírica a otra más profunda (es decir un sueño dentro de otro). Si hubiera sido al revés es decir que el sueño sea más corto que la realidad como sucede en estados meditativos donde sientes que pasó un segundo y pasó en la realidad 30 minutos o más podría llegarse a pensar que algo de nosotros sale y se va a la velocidad de la luz y regresa. El sueño y sus tiempos siempre va a ser un interesante misterio.

2 comentarios:

esteban lob dijo...

¡El arquero debe haber hecho el saque con zapatos de plomo, amigo Jorge!


A veces cuando sueñas, imaginas que ha pasado toda la noche. Luego miras el reloj y resulta que recién te habías acostado.

Jorge Atarama dijo...

Hola Esteban, si no hay nada que hacer que el tiempo es relativo como lo dijo Einstein.