miércoles, 20 de junio de 2012

El desperdicio de Energía en los Automóviles


Con el uso de los combustibles fósiles se utilizan dos tipos de ciclos para convertir la energía química de éstos en energía mecánica: el ciclo Otto y el ciclo Diesel. Para el primero se aprovecha la explosión de las diversas clases de gasolinas y gases como el Gas Licuado de Petróleo (GLP) o el gas Natural Vehicular (GNV) y para el segundo se utiliza el gasoil de mayor densidad o diesel 2 como lo conocemos en Perú.
Observando las eficiencias de los ciclos vemos que el ciclo Diesel es más eficiente con respecto al Otto y esto lo observamos en los rendimientos de Km recorridos por galón consumido. Mientras que un auto de 2000 cc gasolinero con tecnología de inyección electrónica su rendimiento está alrededor de los 60 a 70 Km/galón en el mejor de los casos un similar con ciclo Diesel nos brinda rendimientos de 80 a 100 Km/galón.
El aumento de población y su concentración en las ciudades está originando un incremento en la circulación de vehículos trayendo consigo un tráfico congestionado. Lo penoso de la utilización de éstas dos tecnologías mencionadas es que mientras el auto no avanza entre el tráfico los motores siguen funcionando quemando combustible, desperdiciando la energía y contaminando el ambiente.
Es curioso que cuando en ingeniería queremos generar electricidad no utilizamos –salvo raras excepciones como son los generadores y grupos electrógenos portátiles- ninguno de los ciclos mencionados anteriormente. Lo que se usa son las turbinas mucho más eficientes. Así tenemos las hidroeléctricas que aprovechan las caídas de agua para transformar el movimiento de ellas por medio de las turbinas para con generadores transformar la energía mecánica en eléctrica. Si vemos las centrales térmicas vemos la utilización de calderos que con los combustibles fósiles calientan agua, generando vapor y la presión de éste mueve las turbinas para generar corriente eléctrica.  Otra forma de utilizar  las turbinas es por la fuerza de los gases de combustión por la quema de cualquier combustible, cuya presión las mueve  generando la electricidad.
Entonces desde que me compré mi primer auto siempre me he preguntado ¿Por qué no se utilizan turbinas para los automóviles tal cual se utilizan para hacer volar los aviones? En un libro de Mecánica Automotriz muy utilizado por los diversos mecánicos cuyo autor es Arias Paz, dedica un capítulo al uso de turbinas en automóviles, indicando lo difícil que es controlar las tremendas velocidades que se generan con su utilización. Menciona que en los EEUU se han realizado pruebas en el desierto llegando a velocidades cercanas a los 500 Km/hora siendo incontrolables para un tráfico de ciudad. Pero actualmente la tecnología de acumuladores (también llamadas baterías) está logrando acumular más energía en menos espacio. Los motores eléctricos cada vez son más eficientes y livianos de manera que la solución a mi modo de ver, si queremos utilizar combustibles fósiles hasta que se agoten es el uso de turbinas pero no para su utilización inmediata como energía mecánica incontrolable sino como un medio para la generación de electricidad que sería acumulada, así podríamos estar atrapados en el tráfico, las turbinas funcionando y apagándose automáticamente cuando los acumuladores estén llenos y no importa cuánto dure el atolladero nosotros tranquilos y relajados escuchemos la radio, miremos la tele o leamos sin estar con la conciencia sucia de estar contaminando el planeta y gastando dinero para ello. Sería un paso previo al uso de energías renovables como el viento (eólica), energía solar, energía de las mareas, etc. Que al fin y al cabo convierten la energía ya sea mecánica o calorífica,  al lenguaje energético común que es la electricidad.  

5 comentarios:

esteban lob dijo...

Ojalá, amigo Jorge, lleguemos a una concientización plena de nuestras necesidades y soluciones lógicas en la materia.

Gran análisis.

Omar dijo...

Y que pasa si la energía eléctrica se genera por combustibles fósiles, o que cada dos o tres años debe cambiarse las baterías de los carros eléctricos. Es todo un dilema que poco a poco iremos resolviendo. ¡Un abrazo!

Jorge Atarama dijo...

Saludos Omar: Lo increíble es que usamos sistemas ineficientes en nuestros autos, se desperdician los combustibles, se gasta más dinero y lo más importante se contamina el planeta. Claro que si se va cambiando la fuente de combustibles fósiles a otros tipos de energía como la solar, eólica, etc. sería lo más armonioso para el planeta y el bolsillo. Abrazo Omar y gracias por la visita.

hubert dijo...

* la mejor manera de ser egoista, es ser altruista * ... asi que, para no contaminar, lo mejor es no reproducirnos, los humanos somos la plaga del planeta Tierra

VIII PROMOCION CMFB dijo...

Hola Hubert. Has dicho una verdad que pocos aceptan, somos una plaga, y esto pocos aceptan, menos los políticos (política de población) invadimos todas las áreas verdes con el crecimiento de las ciudades, incluso las reservas intangibles. No quiero cansar pero es un tema para pensar cundo hablamos de plagas, eres el primero en que habla claro.