viernes, 28 de agosto de 2009

El bombardeo del amor


Es muy común, salvo para los que están en el negocio o que tengan el ego nacionalista muy enclavado, el cuestionar el gran comercio de armas. Y es poco razonable que el mundo utilice su energía para destruirse en primer término. Observando las noticias y habiendo visitado alguna vez la zona de las alturas de Puno a más de 4000 metros de altura a niños descalzos y que se anden muriendo de neumonía me da que pensar. ¿Por qué los gobiernos con toda su logística y tecnología destructiva no detectan las zonas en el mundo donde exista hambre y las bombardean con alimentos, suplementos nutricionales, vitaminas y medicinas? Hace un tiempo conversaba con un ingeniero ocupado en producir leche de soya enriquecida y con sorpresa me comentaba lo bajo de los costos de las vitaminas. Entontes ¿qué nos está pasando? ¿Qué vale más un par de dosis de suplementos alimenticios para 1000 millones de personas o la cantidad de armamento en que se gasta? Es increíble como en mi país Perú que es solo el muestreo del que tengo mejor acceso sobre el mundo se empiezan a pelear el gobierno central con el regional y al final, para calmar conciencias de los que vivimos en la ciudad y no cargar más muertes, organizamos campañas de recolección de abrigo cuando los médicos señalan que si bien el abrigo es importante, lo es más el nutrir al ser humano desde que nace. Los niños se nos mueren por desnutrición y el frío es el pretexto o aliado para provocar la muerte. Pensemos en un preparado especial - al fin y al cabo soy ingeniero químico- y pienso en dosificarles los nutrientes con fórmulas especiales donde esten todos los ingredientes básicos para vivir.
En fin un bombardeo de amor para el mundo que siento es una verguenza que con la tecnología que disponemos todavía haya desnutrición.

No hay comentarios: