lunes, 15 de octubre de 2007

Nanotecnología Molecular y del alma.

Tomemos una simple regla y veamos las medidas que tiene. Ahora ubiquemos un centímetro y veamos que está dividido en 10 marcas que son los milímetros, si dividimos este pequeño milímetro un millón de veces llegamos a un nanómetro. Se a descubierto que si manipulamos la materia a ese nivel podemos cambiar sus propiedades en forma espectacular. A esos niveles la materia toma formas cósmicas e irreales, mundos que flotan y que si se va más allá se verá que sólo existe energía y que las partículas que forman todo son códigos de comportamiento de la materia aparentemente real y tangible pero que en realidad no lo es como si el universo fuera una ilusión que busca pretextos para ser modificado por seres pensantes. Así podemos ver la posibilidad de lograr materiales dignos de la ciencia ficción con la manipulación nanotecnológica: como paredes que de día absorben la luz y de noche la irradian, materiales fuertes como el acero pero flexibles como la plastilina, paredes que cambien sus colores de acuerdo a la incidencia de la luz, materiales altamente resistentes y de bajo peso, etc. Lo curioso es que el cuerpo humano utiliza de manera natural desde siempre esta tecnología con las regeneraciones celulares. Lo que a veces da que pensar en el peligro, es la manipulación bionanotecnológica dónde los cuerpos a modificar están programados de tal manera que se auto modifiquen nanotecnológicamente y tengan un crecimiento incontrolable. Como a nivel del cuerpo humano sucede en la generación de células cancerígenas.
Y ahora ¿Cuál es la nanotecnología del alma? En el Perú cada vez se está difundiendo más el uso del Ayahuasca para superar problemas de conducta, para superar problemas de drogadicción o simplemente para analizar las perspectivas de la vida. El Ayahuasca te interna en lo más recóndito de tu alma: sus deseos y temores. Hace ya algún tiempo escuché en una entrevista que le hacía Tomás Unger al Dr. Fernando Cabieses especialista en plantas naturales con respecto al Ayahuasca y contaba que en el estómago existía una enzima que provocaba una especie de filtro neuronal, es decir que vemos la realidad incompleta gracias a ese filtro, el ayahuasca desactiva esta enzima y el proceso de observación no sería alucinógeno sino sería el ver la realidad en su compleja totalidad o mejor dicho en forma más amplia que la que diariamente observamos. El Ayahuasca nos presenta detalles imperceptibles de la vida y la posibilidad de modificarlos para cambiar nuestro actuar por el mundo. Es una nanotecnología del alma.

4 comentarios:

Sol dijo...

Hace poco ví un reportaje sobre el Ayahuasca en Cuarto Poder. Me resultó interesante, pero no sé, soy muy escéptica.

Saludos.

Gabriela dijo...

De la misma manera lo vi, y pues me parecio de igual forma interesante, aún asi -temiendo escribirlo de esta manera, debido a mi ignorancia-. ¿No es una forma de cambiar una droga por "otra". Según lo que pude ver, produce entre las personas que lo consumen un estado de letargo, aluscinaciones, etc; quizá errada, voy a informarme más.

Por cierto, siempre ingeniero escribiendo para informarnos. Es usted muy preciso.

Un abrazo caluroso, hace mucho que no lo "veo"...

Gonzalo Del Rosario dijo...

Debo tomar el Ayahuasca algún día, eso es un hecho.

gabriel revelo dijo...

interesante, aunque aquí en México no se tiene demasiada información. peroooo... lo que si me dejó pensando (y mucho) es este asunto de encontrar universos en materias tan pequeñas, ese microuniverso dentro de las miniaturas, esa perfección a un en los detalles. no cabe duda que el simple echo de estar vivos ya es una maravilla, y no sé... después de leer algo así uno se queda con la sensación de 'ver todo de otro modo'.

saludos!!!