martes, 22 de mayo de 2007

La nieta que cambió la historia

La ciudad de Lima completamente cercada por el ejército de Manco Inca uno de los últimos descendientes de la dinastía incaica, la diferencia numérica muy notoria, un grupo de españoles e indios leales a la corona española con su líder Francisco Pizarro esperando lo peor encomendándose a San Cristóbal como última opción del ser humano pidiendo auxilio a lo divino cuando está todo perdido. Es allí cuando se da el milagro que nos lo recuerda la cruz que ausculta Lima desde el cerro San Cristóbal. Francisco Pizarro se había casado con la princesa inca Inés Huaylas y tenían una hija Francisca, la primera mestiza de la historia, ella también en Lima corría inminente peligro ante la arremetida Inca, pero el amor de sus abuelos incas hacen que por el miedo de perder a su nieta, reúnan indios que salgan en defensa de Pizarro. Conociendo la sicología de los incas se centraron en atacar a las cabezas de la rebelión y salvan a los españoles sitiados. Esto y mucho más nos narra Alvaro Vargas Llosa en su libro "La mestiza de Pizarro" que ha sido acusado de plagio por la gran historiadora María Rostworowski, aunque valgan verdades Alvaro menciona a Rostworowski como una de sus fuentes. Por siacaso voy a buscar el libro de María Rostworowski y leerlo. Volviendo a la historia esta actitud de los padres de Inés Huaylas podría considerarse como traición pero no olvidemos que en ese momento no existía el concepto de país, ni siquiera el mal llamado Imperio, cosa que los españoles lo tenían más claro, aunque más clara estaba otra bandera: la ambición. Lo cierto que es una historia de amor, amor por una nieta en peligro ¿qué hubiese pasado si Manco Inca triunfaba? ¿qué pasaba si Pizarro no hubiese tenido una hija mestiza? Son misterios que nos tiene la historia.

No hay comentarios: