Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

El fin de las cadenas

Imagen
Una querida amiga me envió por Whatsapp una de esas famosas cadenas para ayudar enfermos, y le respondí como siempre respondo que no creo en cadenas.Caí en la cuenta la cantidad de ellas en redes sociales y correos electrónicos muchas cadenas que apelan a tu sensibilidad social, tu necesidad económica o a tus miedos religiosos.
Esto me hizo recordar a cuando estaba en 5to grado de primaria, tendría entre diez u once años y me llegó en forma de carta una cadena de San Judas Tadeo que por un lado te prometía los más grandes milagros si eras obediente y la multiplicabas, pero en caso de no seguirla te amenazaba con los más grandes castigos en incluso te ponía testimonios que demostraban su divina eficacia.
El gran problema de aquella época era que no habían a la mano fotocopìadoras, ni computadoras, y menos impresoras y si no querías sufrir los terribles castigos, tenías que reproducir más de cien cartas a mano.
Molido y asustado con apenas un par de horas de sueño llegué al colegio dis…