martes, 27 de noviembre de 2007

El Inicio de la Guerra. La Dialéctica Universal

"Alrededor del trono un arco iris arroja reflejos de esmeraldas. Veinticuatro Ancianos con blancas vestiduras y coronas de oro en la cabeza." Apocalipsis Cap 4 ver. 4-5
La Galaxia central está comandada por los 24 ancianos. A su vez comandan a las galaxias que las rodean. Ellos son la imagen de Dios para los planetas de aquellas galaxias. Desde la galaxia de Orion a llegado una propuesta. La creación de mundos donde solo se halle el bien sin otra opción. Desde otra galaxia vino la oposición, la antítesis a estos mundos la de crear mundos duales bien y mal con libre albedrío. Los 24 ancianos tienen la palabra. Eligen la segunda. El de la primera opción busca boicotear la opción triunfante. El juzga que es una injusticia. Ataca a las huestes que crearon la opción ganadora. Se realiza la primera guerra de la historia de estos mundos regidos por los 24. Poco a poco van cediendo ante el apoyo de los 24 sobre la opción dual y caen derrotados. Los conminan a vivir encerrados en el tercer planeta del sistema solar, existen sólo dos opciones para ser liberados: la evolución del planeta y su conversión hacia uno nuevo, la Nueva Tierra o su destrucción. Los 24 ancianos siembran vida en este mundo regidos por la dualidad. Crean a un ser "a su imagen y semejanza" y los dejan a su libre albedrío. Para los encerrados lo más rápido para volver a Orión es destruir, pero ellos no tiene el poder, solo pueden influir pero no actuar directamente. Los derrotados eligen acelerar el proceso generando guerras y destrucción. Los 24 ancianos están a la expectativa de lo que sucederá. Muy de vez en cuando el planeta genera seres que se elevan más allá de la dualidad. Son felices. Aman a pesar de todo. Eso hace que los 24 ancianos piensen que la opción elegida haya sido la correcta. Pero el libre albedrío del mundo amanece cada día inmaculado por los bríos de la incertidumbre. Y quizá se esté forjando una síntesis de las dos opciones. Una nueva revolución de la historia de los 24 ancianos.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Un anochecer con Lourdes

Al mirar la invitación pegada al refrigerador sospeché que se venía otro viernes de escuela para padres en el colegio de mi hijo. Bueno en muchas ocasiones se han tocado temas interesantes veamos quien va a ser el expositor y que tema se va a tratar "Influencia de los padres en la Era del Conocimiento" expositora Dra. Lourdes Flores Nano. Era nada menos que la ex candidata presidencial y muchas veces congresista y rectora de la Universidad San Ignacio de Loyola.
Ya el día de la exposición nos convocaron para las 06:00 pues la Dra. empezaba su exposición a las 06:30 y había que dar buena impresión y llegar con la debida anticipación. Llegó las 06:30, las 07:00 y se apareció a las 07:30. Hacía frío y los padres de familia ya querían retirarse cuando marcó las 07:00. El director hizo que el psicólogo del colegio improvise algo sobre el tema. Se notaba la desazón del director. Cuando llegó con una enorme sonrisa la gente se paró a aplaudirla. En ese instante todos se olvidaron de su tardanza. Empezó a hablar sobre la importancia del ejemplo de los padres, "los padres son responsables de la educación de sus hijos legalmente hasta los 18 y moralmente hasta la muerte". Hizo críticas a la política de Hugo Chávez que dice que hasta los 2 ó 3 años el padre es responsable de la educación de sus hijos, después es el estado quien tiene esa responsabilidad. Dio muestras de su facilidad de palabra ¿total? a sido candidata a la presidencia y en todas a llegado tarde, se dice que puede ser la próxima presidenta por que las mujeres están avanzando como se ve en Chile y Argentina. Pero al escucharla hablar en su discurso partía como base y ostentaba como bandera la doctrina social de la Iglesia como ley irrefutable. Sin embargo ahora se vive un mundo pluricultural y religioso, hubiese preferido que hubiese hablado a título personal para que le de un radio más amplio de llegada a su mensaje. Le pregunté sobre el curso de religión que se llama así a pesar que enseñan solo religión católica siendo un colegio Laico. Dijo que era imposible enseñar otras religiones, para ello los padres están en su derecho de escoger un colegio de acuerdo a su religión y en colegios laicos como este se puede pedir el no entrar a la clase de religión y que es lo natural que sólo se toque religión católica pues es la religión de las mayorías. No sé si ella tenga razón. Yo creo que para poder ser más empáticos deberíamos conocer los temas desde los más diversos puntos de vista, de todas las religiones, incluso que desde el ser ateo y agnóstico. No olvidemos los problemas que existen en Irlanda donde pelean en guerra a muerte protestantes y católicos o el fundamentalismo de oriente, o la guerra santa de Bush en Irak. Me parece que todo nace de la falta de conocimiento y falta de respeto por la creencia del prójimo. La vi a Lourdes recibir la noche en Ventanilla sonriente y segura de su verbo, pero para mi punto de vista con falta de llegada hacia la gente. Ya caminando de regreso a casa escuchaba a más de uno decir: "Habla bonito pero no se le entiende nada".

lunes, 12 de noviembre de 2007

Tiempo arácnido

Eramos niños de 8 años y traveseábamos entre las cosas viejas amontonadas en el sótano de la casa de mi gran amigo Iván. En eso una araña de patas largas y cuerpo diminuto hace su aparición. Como un acto reflejo atiné a mandarle un nervioso golpe pero Iván lo evitó,
- Tranquilo no la mates.- frené el leve nerviosismo evitando la muerte temprana del arácnido. Iván sacó una caja de fósforos vacía y con sumo cuidado la encerró y tiró la caja por algún recoveco.
Pasaron los años y mi viejo me anuncia:
- A partir del próximo año nos vamos a vivir a Lima.
Fue un shock para mí esa noticia. Ya me había acostumbrado a la vida en Trujillo, a su clima cálido matizado con sus grandes vientos y lo mejor mis grandes amigos del colegio Claretiano, del San Juan, de la GUE Sánchez Carrión, del Perpetuo Socorro, y por supuesto un gran amor formado en el San Vicente de Paúl y muchos recreos visuales con las muchachitas del Hermanos Blancos, el Santa Rosa, San José Obrero y no se me recientanlas bellezas de La Inmaculada. En fin, Trujillo me trataba bien y ya estaba decidido a estudiar Ingeniería Química o Literatura en la UNT. Pero bueno, teníamos que seguir la carrera del viejo. Así fue que ese año de tercero de media me fui como recogiendo mis pasos, visitando a cuanto amigo haya tenido. Cuando me tocó visitar a Iván en su vieja casa de la calle San Martín (regresé hace poco y ahora vi una tienda de arreglo de computadoras ¿qué será de la vida de Iván?¿dónde vives compadre?) En la tertulia recordábamos cuando de niños jugábamos por su casa.
- ¿Oe? ¿te acuerdas de la araña que atrapaste? - Me acordé del pobre arácnido.
- Puta que ya debe estar fosilizada ¿cuántos años han pasado? como siete.
- Ya no estará, seguro que habrán limpiado el sótano.
- La verdad que ni entramos al sótano ¿vamos a buscar la cajita?
Y fuimos. Habían telas de arañas acompañando el sueño de las cosas viejas, noté menos espacio y me pareció más reducido que cuando niño. Poco a poco fuimos descubriendo los años acumulados. Hasta que por fin encontramos la vieja cajita. La soplé para disipar el polvo. Con el dedo empujé la parte movible lentamente, no sin temor ante la mirada atenta de Iván. En eso vi una pata que se movía. Pensé que era un viento que jugaba con su inercia. Por instinto solté la cajita. Ya en el piso observamos como la araña salía por fin libre. Sentimos un arácnido reproche mirándonos boquiabiertos las caras. La araña se fue rauda a seguir su vida por el sótano.

viernes, 2 de noviembre de 2007

Todos Vuelven pero ¿cómo?

Escuchando el ahora viejo vals de don César Miró "Todos Vuelven" donde nos dice:"Todos vuelven a la tierra en que nacieron, al embrujo incomparable de su sol". Existen dos dimensiones de análisis de estas frases: el regreso al añorado terruño o "el regreso a casa" que nos hablan los maestros refiriéndose a un mundo antes y después de la muerte, siendo ésta más que el trámite de regreso a casa.
Para los terrenales que se van de su terruño, observo que hay muchos que salen a seguir altos estudios de maestría y doctorados, luego regresan pero reniegan al no encontrar un puesto de trabajo "del nivel" que ahora poseen. Leía en el libro "Cadena Crítica" del israelí Eliyahu Goldratt la preocupación de las escuelas de maestría en negocios por la disminución en Estados Unidos de los alumnos por la inutilidad de las enseñanzas. Entonces, cuando regresan los flamantes "masters", los empresarios lo que quieren es que ese conocimiento se vea reflejado en las cuentas de la empresa y que de allí salga para pagarle el sueldo que se merece. Esto provoca la ira de los que lamentablemente han gastado grandes sumas de dinero y muchos sacrificios para lograr los títulos respectivos, aveces esperamos que la vida nos premie de acuerdo al nivel del sacrificio pero parece que la vida no funciona así. Con más simpatía veo otra actitud: la actitud del servicio del que se va a aprender tecnología y conocimiento con la idea de luego volcarla de regreso. Esto hace que el "regresado" vuelva con nuevas ideas y las aplique poniendo negocios dando trabajo a los que viven en su país y exista un retorno con creces de lo gastado en conocimiento convirtiendo a este gasto en inversión. Observemos el cómo utilizar el dinero y la actitud con él nos marca el término gasto o inversión no por el nivel de sacrificio sino por el de utilidad práctica de servicio, siendo gasto la salida de dinero sin retorno ni ganancia; e inversión el retorno del dinero con su consecuente ganancia. Existen también los que van con la idea de servicio y rinden tanto que les tientan a quedarse pero que de alguna u otra manera vuelven a su terruño u orientan con sus conocimientos a otros como el caso del doctor Elmer Huerta que siempre vuelve como el vals de Miró pero vuelve trayendo conocimiento o utilizando los medios a su alcance para orientar a la mayor cantidad de personas que viven en la tierra que lo vio nacer. La actitud hacia el servicio marca la diferencia de cómo volver.