Reencuentro Soñado



Soñé con ella, una querida amiga. En mi sueño salía de un velorio y estaba en la urbanización en la que reside. En los sueños como en la vida ocurren situaciones que interpretamos y yo interpreté con zozobra, que el velorio era de un familiar de ella. Al salir de allí curiosamente cruzaba una avenida ancha y la encontraba.
Pasaron aproximadamente dos semanas de aquel sueño y falleció el padre de otra querida amiga a longeva edad. Fui a dar el pésame, y curiosamente el velatorio fue en el mismo distrito del sueño. Hasta allí no recordé nada. Al salir caminando del velatorio, primero lentamente después a paso apurado al ver que al otro lado de la avenida llegaba un bus de la línea que quería tomar. Reflexioné. Eran las 4 pm. y tenía una visita en casa a las 8 pm. ¿Para qué me apuro si tengo todo el tiempo para llegar? Bajé el ritmo. Cuando recordé el sueño. Pensé: no me digas que estará allí, como en mi sueño. Apuré nuevamente. Crucé. Levanté la mirada y efectivamente, allí estaba. Después de 20 años (que para Gardel no es nada). Conversamos. Le conté mi sueño. Escuché sus historias. Fui feliz.   

Comentarios

esteban lob ha dicho que…
Algunas veces los sueños más queridos, Jorge, se hacen realidad.Algunas veces.

Abrazo.

Entradas populares de este blog

¿Cual es la naturaleza del universo?

Algunas Cuestiones Extrañas de la Biblia

Los extraordinarios remedios de mi tía Irene