En su lugar

Trato de salir a trotar si fuera posible 30 minutos al día por lo menos 3 veces por semana. Frente a mi casa hay un parque con un perímetro de 300 metros. El gran problema son los perros. Como estuve un buen tiempo sin salir ya no me reconocen y muchas veces me persiguen ladrando. Esto me causaba mucha incomodidad, opté por tener un arsenal de piedras en el bolsillo y alejarlos a pedradas.
La hija de una vecina cuya vocación es ser veterinaria observó mi angustia y un día que coincidimos comprando en la tienda me comentó.
- ¿Por qué no les hablas? - me dijo
- ¿Cómo?
- Háblales a los perros, no son tontos te entienden. Tu sales a pelear con ellos. Explícales lo que haces y vas a ver. Relájate.
Me puse a pensar lo que me dijo y concluí que no perdía nada aplicando el consejo. De todas maneras puse en el bolsillo una buena dotación de piedras y decidí ir en son de paz. Fue increíble. Me miraban con atención. Les expliqué donde vivo y que iba a salir a trotar. Aparente locura.
Desde ese momento tenemos un pacto de no agresión. Incluso hay un grupo de perros callejeros que provocan el terror de los carteros. Conmigo después de una charla ya no soy un punto de agresión.
Un niño aterrado me indicó que este grupo de perros callejeros no lo dejan caminar hacia la tienda me pidió que lo acompañe. Le conté mi historia pero con él no funcionó bien, puesto que su miedo lo nubla. Otro detalle de los perros es que el municipio ha dado una ordenanza para botar la basura de noche y éstos hurgan en los paquetes antes que pase el camión recolector.
Cuando daba la última vuelta de mi trote, el niño me llama y me explica un diseño para colocar unas protecciones de madera para evitar que los perros tengan contacto con la basura. En ese momento me puse en el lugar de los perros, en especial los callejeros.
- Está muy buena tu idea pero para los perros callejeros la basura es una de sus pocas oportunidades de comer, no es como nosotros que aveces ni queremos comer pues siempre disponemos de alimento. Ponte en su lugar.
El niño se quedó boquiabierto pensativo.
- No había pensado en eso- dijo. 

(imagen extraída de https://www.minutouno.com/notas/3059747-creo-un-comedor-perros-callejeros-y-se-hizo-viral

Comentarios

esteban lob ha dicho que…
Me gusta la alianza hombre-perro, pero puede aparecer de súbito alguno que no esté en el pacto y simplemente nos muerde.Son los riesgos de gozar de la naturaleza trotando.

Saludos.
Jorge Atarama ha dicho que…
Saludos Esteban, efectivamente cuando el perro no lo conoce a uno, no hay razón que valga.

Entradas populares de este blog

¿Cual es la naturaleza del universo?

Los extraordinarios remedios de mi tía Irene

Algunas Cuestiones Extrañas de la Biblia