sábado, 20 de octubre de 2018

¿Vida Después de la Muerte?


Desde que tengo uso de razón, a los 3 o 4 años por algún motivo siempre soñaba que moría. Era muy extraño, mi mamá me despertaba y mentía: "No te preocupes, tú nunca vas a morir". Hoy le reprocho esa mentira piadosa y me responde: "¿y qué querías que te diga para que sigas durmiendo?".
Desde allí movido por el miedo me han encantado las historias fantásticas y paranormales, e incluso he sido parte de ellas. Recuerdo un documental: "Vida después de la vida" basado en el libro  de Raymond Moody, donde querían demostrar la presencia del alma pesando el cuerpo antes y después de expirar. Desde allí he podido leer a Bryan Weiss con su "Muchas Vidas, Muchos Maestros" donde nos muestra la hipótesis de la reencarnación y en ese trayecto complementa más la teoría del túnel hacia la luz donde esperan familiares fallecidos o deidades religiosas.
Toda publicación que refuerce esta hipótesis tiene éxito de ventas debido al natural miedo hacia lo desconocido. Pude leer a Jorge Adoum con su "Veinte días en el mundo de los muertos" donde nos muestra una curiosidad: quien te recibe en ese otro mundo es la deidad religiosa a la cual uno cree.
Luego vino un artículo en la revista norteamericana  Newsweek llamado "Heaven is Real" donde nos muestra la experiencia de Eben Alexander un exitoso neurocirujano si bien escéptico, de familia católica. Alexander sufrió una meningitis, entró en coma viviendo una experiencia fantástica donde pudo conocer el mismo cielo y recibir mensajes de dios por medio de seres superiores, una vez de regreso del coma ha contado esta experiencia al detalle en su libro "La Prueba del Cielo", reforzando nuevamente la idea de vida post mortem (asegurando por supuesto un tremendo éxito de ventas: 41 semanas entre los best sellers del New York Times). 
Este mismo tema lo encontré en el libro clásico "La República" de Platón casi al final del libro se narra la historia de Alcínoo un guerrero que después de una batalla encuentran su cuerpo fresco entre otros putrefactos, éste cuenta que lo regresan del más allá para que sea testigo de la vida posterior de la muerte. En su descripción nos muestra la presencia de sus deidades coincidentes con sus creencias como son: Láquesis, Cloto y Átropos, denominadas según la mitología griega como las Moiras y en su símil romano "las parcas" encargadas de manejar los destinos de las almas.
Otro detalle interesante es que la mayoría de personas cristianas que sufren estas experiencias cercanas a la muerte ven a Jesús pero al Jesús de cabello largo, blanco de ojos azules que se creó en Europa a través del arte pero sin ningún criterio científico del cómo podría realmente haber sido.
Rescatando estas experiencias y con lo observado en mi experiencia, percibo la hipótesis que estas experiencias son sueños muy vívidos que el cerebro al despertar del trance los crea en cuestión de segundos. Recuerdo muchas veces haberme sucedido de tener largos sueños a manera de películas y sin embargo en el tiempo real pasaron sólo algunos segundos. Es decir conociendo que nuestro cerebro necesita más que un par de segundos para armar una larga historia, un fenómeno similar debe ocurrirles a los que sufren experiencias cercanas a la muerte.
(imagen del libro de Raymond Moody)

2 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Jorge:

Cuando a mi edad (82) uno se siente más cerca del "descubrimiento" personal de si hay vida después de la muerte, nada cambia no obstante, hasta que el hecho se produzca. Todo queda en nuestras suposiciones. En todo caso no tengo ningún apuro para saberlo en propiedad.

Saludos.

Jorge Atarama dijo...

Hola Esteban, efectivamente no tenemos ningún apuro por descubrirlo. Un gran abrazo.