El Guía


Esta historia me la contó mi amigo Ivan. Le sucedió a los 6 años el año de 1974.
Su tía cumplía tres meses de fallecida. Junto con su madre y su hermana mayor fueron a ponerle flores al Cementerio El Ángel.
Mientras ellas ponían las flores y oraban frente a la tumba tipo nicho. Ivan como todo niño inquieto corrió hacia el extremo del pabellón para curiosear
  • ¡Niño! ¿Estás perdido? - Al voltear  encontró un tipo vestido con el uniforme de los empleados del cementerio.
  • No,  allí están mi hermana y mi mamá.
  • ¿Conoces el cementerio? Ven te enseño.
Primero lo llevó a un lugar donde habían nichos sin nombre.
  • Esos son los que se portaron mal en su vida.- sorpresivamente las tapas de los nichos no estaban encementadas como es normal y alcanzó a observar que salían gusanos.
  • Me da asco.
  • Sí, es que se portaron mal.
Luego lo llevó a ver mausoleos que un poco más parecen casas. Llegaron al cementerio antiguo. El Presbítero Maestro.
  • Mira niño, aquí puedes encontrar ex presidentes, escritores y muchas personalidades de la historia del Perú.
Llegaron frente a la tumba del expresidente Luis M. Sánchez Cerro.
  • Acuérdate bien niño, esta tumba es inspirada en “La Piedad” de Miguel Ángel. En la piedad encuentras a Jesús muerto descansando  en los brazos de su amada  María. Aquí puedes encontrar a un soldado muerto en brazos de una extraña mujer con casco. Es el soldado muerto en brazos de su amada patria.
Ivan me contaría que en el Vaticano llegó a ver “La Piedad” y recordó esta experiencia.
  • Ya es hora de regresar. Tu madre debe estar preocupada.
Al volver  encontraron a la madre y hermana junto a un policía y al personal de seguridad del cementerio, quienes vestían igual que su nuevo amigo. Lo buscaban. Ivan se soltó de la mano de su guía.
  • ¡Ivan! ¿Dónde te has metido?
  • Me fui a conocer el cementerio con él. - señaló hacia donde dejó parado a su guía.
  • ¿Con quien?
  • Estaba allí.- los de seguridad del cementerio se miraron entre sí. Descubrieron algo.
  • Por favor ¿pueden acompañarnos?
Los llevaron a un nicho: era una tumba  con una foto de un tipo de lentes.

  • ¿Él es quien te paseó niñito?
  • Sí, es él, pero no llevaba lentes.
  • Es un compañero de trabajo, que falleció hace unos años, no es la primera vez que pasa algo así.

Comentarios

esteban lob ha dicho que…
Caramba...¡Qué historia, Jorge! Se me pusieron los pelos de punta, pese a que me cuesta creer esas cosas...pero todo puede ser.

Saludos australes.
Jorge Atarama ha dicho que…
Asi es Esteban son historias difíciles de creer que pasan a formar parte de leyendas urbanas. Siempre agradecido por tus visitas. Un abrazo.

Entradas populares de este blog

¿Cual es la naturaleza del universo?

Algunas Cuestiones Extrañas de la Biblia

Los extraordinarios remedios de mi tía Irene