martes, 2 de mayo de 2017

El último canto de las Wankas




Ya han pasado como dos años, caminando por la feria del libro de Lima, encontré la presentación:  "Colección de música tradicional de la región Cusco", que hablaban sobre el Canto de las Wankas. (participaron Pierre Emile Vandoorne, director de la Dirección General de Industrias Culturales y Artes del Ministerio de Cultura; el antropólogo Hubert Cárdenas; y el Doctor en Etnomusicología, Manuel Arce. Se presentaron tres producciones fonográficas: “Himnos Religiosos en Quechua”, “Las Wankas de Espinar” y “Ayarachi de Huaylla Huaylla”. Dicha ponencia tuvo como moderador a Luis Nieto Degregori, representante de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco).
El Canto de las Wankas es un ritual ancestral para el proceso de sembrado, desarrollo y cosecha de la papa. Se cree que este canto influye en el producto final consiguiendo cosechas más grandes y sanas.
Me maravilló la historia y el respeto con que se trataba a la naturaleza, animándola, protegiéndola con melodías, mensajes y danzas que felizmente han sobrevivido a través de los siglos, quizá por el difícil acceso que tuvieron los conquistadores en su desmedido e irrespetuoso afán  por destruir idolatrías e imponer su religión.
Después de tanta maravilla llegó la preocupación. Estos rituales están a punto de perderse.
Han sobrevivido a través del tiempo pero las nuevas generaciones se ven amenazadas por sectarias iglesias evangélicas que en su ignorancia no han tenido mejor idea que sembrar el miedo y la amenaza, tildando de satánicos estos ritos.
Ese es el gran  problema del mundo. Primero en creer en mitos como ciertos, como verdades absolutas. No poder entender que no son más que explicaciones humanas a misterios. Sería bueno que esto quedara en el ámbito íntimo y personal. Pero no. La siguiente etapa es imponer mi mito salvador sobre el tuyo. La interpretación que me han enseñado sobre la otra. Y así los antropólogos han grabado los cantos y los presentaban en la feria en su lucha por preservar la pacífica mitología ancestral del Perú profundo que explica el mundo sin imposiciones, sin amenazas, sin promesas de salvación, sin miedos.

1 comentario:

esteban lob dijo...

Qué funesto, estimado Jorge, sería que esas bellas y sanas tradiciones encontraran obstáculos para su continuación.Solidarizo contigo.