domingo, 21 de febrero de 2016

El Sueño del Celta y la solución al Narcotráfico


El periodismo en sus múltiples medios nos difunde la serie de problemas que trae el narcotráfico tanto en el Perú como en el mundo. Las autoridades no tienen más idea que combatir con represión. Han pasado décadas y tercamente repiten una y otra vez lo mismo sin llegar a ninguna solución.
Leía la novela de Mario Vargas Llosa "El Sueño del Celta", y en la obra nos menciona la época del boom del caucho y los abusos que cometía la Peruvian Amazon Rubber Company empresa de Julio César Arana. El fin de esta época de prosperidad empresarial de Arana se concretó con la invención del Caucho sintético. Este hecho aparentemente no relacionado nos trae a reflexionar sobre el actual boom del consumo de cocaína en especial por parte de la población de países desarrollados económicamente. La ley del mercado, de la oferta y la demanda se impone sobre sanciones, leyes, represiones, etc. El problema es claro: mientras haya demanda y sea negocio, el narcotráfico continuará valiéndose de todo lo que el ingenio humano pueda idear, desde la corrupción de funcionarios hasta el aprovechamiento de incautos burriers, pasando por tecnologías satelitales.
Al igual como pasó con el fin del caucho natural, tiene que ocurrir con la síntesis de drogas por parte de los países desarrollados, aprovechando los recursos tecnológicos para lograr la droga más cercana a la ideal, es decir, con menores efectos secundarios que la cocaína (cuyos efectos contra la salud son terribles) y con la capacidad de quitar la adicción a los cocainómanos por ser no adictiva. Lo que menciono no es algo novedoso los científicos estuvieron muy cerca con el LSD, que desarrollaba la creatividad sin tener efectos adictivos. Misteriosamente se interrumpieron las investigaciones y desarrollo de esta droga cuando la declararon ilegal y se han perdido décadas de avances al respecto. 

miércoles, 10 de febrero de 2016

La magia de la copia


En Perú estamos en época electoral a poco tiempo de elegir congresistas y presidente, y los candidatos hacen esfuerzos para que sus propuestas y promesas lleguen a la gran mayoría. Uno de ellos es acusado de plagio en sus tesis de maestría y doctorado, creando indignación en especial a sus competidores y al periodismo.
Esta situación donde la palabra copiar se menciona como dañina me trae a la memoria las bondades del copiar. Miguel Angel Cornejo mencionaba en sus conferencias como el Japón superó una de las más grandes crisis de su historia después de la II Guerra mundial y fue copiando de los mejores del mundo. Contaba que se lanzaron solos a construir barcos y cuando pusieron al agua el primero éste se hundió. Ante tremenda verguenza decidieron averiguar quien era el mejor fabricante del mundo, lo contrataron para que les enseñe y hoy Japón es de los mejores, sino el mejor fabricante de barcos y creador de tecnología. Descubrieron que deberían iniciar cualquier actividad copiando o aprendiendo del mejor del mundo. Luego realizando cambios fueron innovando y mejorando.
Veo con mucha pena que los candidatos no tienen un carácter innovador, sus grandes soluciones son más de lo mismo y ni siquiera se les ocurre copiar de los mejores. Por ejemplo uno de los grandes problemas es la seguridad ciudadana y no tienen mejor idea que aumentar las penas carcelarias a los delincuentes. Unos piden cadena perpetua, otros pena de muerte, pero ni se les ocurre buscar al país más seguro del mundo, estudiar como lograron el nivel para copiar y después innovar. El ser humano a pasado un proceso evolutivo desde el salvajismo a la civilización, de manera que el país más seguro del mundo, tuvo que ser salvaje alguna vez, tuvo un punto de inflexión cuando empezaron a civilizarse para obtener los logros de hoy. Aprendamos de los mejores empecemos copiando para después cambiar y mejorar (innovar). No hay nada mejor que aprender del error ajeno. 
(La imagen fue copiada de http://ci20.pbworks.com/w/page/57994100/Comunicar%20la%20informaci%C3%B3n)