viernes, 4 de septiembre de 2015

Enseñanzas del fútbol sobre el éxito.




Alberto Camus dijo alguna vez: "Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol".No quiero criticar específicamente el actuar de un país y contrastarlo inadecuadamente con otros para mostrar una superioridad o inferioridad. Lo que quiero mostrar es una de las enseñanzas que nos trajo la Copa América y el fútbol en general.
En el momento en que se preparaba la selección peruana, se tomaron unas fotos dónde el defensa Zambrano aparecía en una discoteca al altas horas de la noche habiendo en una mesa alcohol, aunque no se aprecia libando específicamente al jugador. Aparece otra foto dónde Jefferson Farfán y Paolo Guerrero al parecer a altas horas de la noche en plena celebración del cumpleaños de la madre de Paolo, teniendo entrenamiento temprano el mismo día. (la noticia http://elcomercio.pe/deporte-total/futbol-peruano/paolo-guerrero-y-jefferson-farfan-estuvieron-fiesta-hasta-300-am-noticia-1815213)
 En ese momento vino al recuerdo el escándalo Golf Los Incas cuando al descubrirse una gran orgía organizada por los jugadores "extranjeros" : Claudio Pizarro, Santiago Acasiete, Jefferson Farfán y Andrés Mendoza el técnico de aquella época José "Chemo" del Solar, decidió castigarlos y no convocarlos más en la eliminatoria, si normalmente los resultados del seleccionado son malos esta vez sin los refuerzos fueron aún peores pues prácticamente se jugó con jugadores del medio local que no están a la altura.
Otros hechos ocurrieron en el seleccionado de Chile, cuando Arturo Vidal en estado etílico y en la madrugada provocó un accidente automovilístico en pleno torneo. Otro hecho fue la desleal maniobra de Gonzalo Jara provocando la expulsión del jugador Cavani metiéndole la mano al trasero y simulando una agresión que no existió, hecho que el árbitro interpretó como agresión y expulsión del jugador uruguayo.
¿Cómo reaccionaron los técnicos? En el caso de Ricardo Garecca DT de Perú solo atinó a decir que se resolvería en la "interna" del grupo, sin dar ningún castigo conocido. Al final Perú hizo una aceptable presentación quedando tercero en el certamen, buen resultado  en comparación con el pobre nivel que presentó en las últimas eliminatorias (a tal punto que muchas empresas de ventas de electrodomésticos estaban tan seguras de la mala actuación que prometieron devolver el dinero de los televisores comprados en el mes si Perú quedaba entre los primeros, cosa que ocurrió y ocasionó grandes pérdidas para ellos). En el caso de Chile el DT Jorge Sampaoli perdonó a Vidal y ante la evidencia de la deslealtad de Gonzalo Jara la Conmebol emitió un castigo y la acción fue incluso calificada de error por el mismo jugador, sin embargo la ANFP de Chile, lejos de aceptar el castigo sorpresivamente lo apeló. Es decir ya no importa el ejemplo y el mensaje de lo vivido lo importante pase lo que pase es el resultado no importa como. Al final Chile campeonó. Al margen de lo mencionado el seleccionado chileno mostró un buen nivel y esa final la ganó con justicia y creo que el resultado sería el mismo sin Vidal y Jara pues la cantidad de jugadores de nivel internacional es alta. A lo que voy es a la creencia de dirigentes y técnicos de que el éxito de hoy en todos los aspectos de la vida se juzga por los resultados sin importar como se consigan. Vaya mensaje arribista de estos tiempos.
(foto extraída de http://es.dreamstime.com/fotograf%C3%ADa-de-archivo-bal%C3%B3n-de-f%C3%BAtbol-abstracto-en-un-grunge-image16125942)