lunes, 23 de junio de 2014

La Ventaja de Beto


Beto cumplía 19 años y era bien sabido que a pesar de su locuacidad y buen humor no conocía intimidad con una mujer. Sus amigos más cercanos lo invitaron como regalo de cumpleaños a uno de las más populares casas de citas de Lima. El nunca estuvo de acuerdo con ir, pero ante la insistencia y ese sentido aventurero aceptó.
El micro los dejó en una avenida que no hacía presagiar la existencia de alguna casa como la mencionada pero caminando apenas un par de cuadras pasando por fábricas en actividad, kioskos donde se expedían variedad de productos para los obreros, chimeneas con vapores diversos que llegaban hasta las veredas, toda una parafernalia industrial. Ya desde lejos se podía divisar una marquesina que emocionó a Beto. El lugar era increíblemente elegante y limpio. Parecía que el regalo recibido iba a ser costoso. Pero se decepcionó cuando la caminata continuó apareciendo una pared grande y verde y una puerta de metal negra semiabierta.
- Aquí es Beto.
Entraron. Sus amigos le pagaron la entrada, la cual le daba derecho a un preservativo.
- Bien Beto ahora solo te queda escoger toma tus 50 lucas y ¡provecho!!!- dijo el Rulos su pata más cercano.
- ¡Provecho!!!- Gritaron los demás palmeándole la espalda.
Beto sentía las pulsaciones de su corazón, en ese momento pensó le caería bien un terremoto, o un apagón, inventaba motivos para no entrar, pero el rostro de sus amigos llenos de felicidad con la gran expectativa sobre cual era la dama elegida para el debut triunfal. Recorría las diversas puertas  muchas de ellas estaban las chicas paradas mostrándose con cara de aburrimiento, algunas puertas estaban rodeadas de pequeñas multitudes que timidamente miraban y no se animaban, un color verde tenue lo impregnaba todo de cierto anonimato, otras puertas se abrían salía un tipo con cara de satisfecho y de inmediato se escuchaba un grito "agua pal once". "agua pal quince" un tipo corría con 2 baldes llenos de agua limpia  al escuchar el pedido y lo cambiaba por un balde vacío. Beto impresionado por ese mundo nuevo estaba curioso y nervioso a la vez. Hasta que por fin la vio. Era una mujer de piel canela con un lunar en la frente que dejaba la sensación de ser hindú. Entre la gente que la rodeaba entró decidido, pues si no era ahora no era nunca, ante la algarabía de sus amigos satisfechos.
Entró y la chica le dijo que le pague y se baje el pantalón. Que por favor sea rápido pues no estaba para perder tiempo.Sacó una linterna pequeñísima y empezó a auscultar sus intimidades que como nunca decepcionadas se escondían de la distancia y extrañeza de la mujer.  Luego tomó una vasija lo jabonó y limpió e incluso presionó a ver si salía algún líquido que destilara alguna enfermedad.
Una vez auscultado ella se recostó y nuevamente le pidió que se apure. Una lamparita irradiaba una débil luz roja. Beto sintió que el bolsillo de la camisa con sus documentos, carnets, tarjetas y chucherías le estorbaba y pese al frío decidió quitarsela. Le dio la espalda a la cama y divisó la sombra de una silla donde poder colgarla. Al momento que se la quitó, la chica gritó:
- ¡Aléjate de mi Satanás!!!!
- Pero ¿qué pasa?- replicó Beto
- ¡Dios mío! ¡Por la Sarita!!! ¿qué es eso que tienes en la espalda?
- Es un lunar.
- Vete, vete, vete yo no acepto demonios...¡Fuera Fuera!!!
Beto se vistió como pudo todavía con la camisa abierta salió no sin antes tomar sus 50 Soles que habían quedado al lado de un cuadrito de Sarita Colonia protectora de las trabajadoras sexuales. Sus amigos que lo esperaban afuera quedaron boquiabiertos, muchos curiosos se acercaron al oir los gritos. Un señor muy mayor le dijo:
- Mira hijo si eres aventajado ni vengas ellas en la vida van a querer estar contigo.
Todos lo miraban y se escuchaba un respetable barullo de la gente que decía:
- Un aventajado, mira no a querido por que es aventajado.
- Carajo Beto ¿Por qué no me dijiste que eras aventajado?- le dijo el Rulos
- Yo pensé que era normal ¿no todos tenemos 21 centímetros? - mintió Beto aliviado y feliz por la aventura.
 (imagen extraída de www.enlacecritico.com/)

1 comentario:

esteban lob dijo...

¡Vaya, Jorge!

Hay "lunares" engañosos.