domingo, 9 de noviembre de 2014

Los pesares del fútbol


Ahora que he vuelto al trabajo dependiente en una fábrica industrial (solo por 6 meses), donde se trabaja sin parar sábados, domingos feriados y fiestas de guardar, me ha venido a la memoria una experiencia vivida años atrás.
Era domingo y entraba a las 3 de la tarde, vivo a sólo 15 minutos de la planta, me dirigía en mi auto por la carretera a Ventanilla, venía un desnivel hacia abajo y diviso panorámicamente una turba de hinchas del Sport Boys (emblemático club de fútbol del Callao). Habían parado un bus de la empresa JV, y prácticamente lo estaban desmantelando, rompiendo lunas y robándoles a los pasajeros. Los hinchas habían abarcado toda la pista y no pasaban autos por ser domingo. Sobreparé y de inmediato pensé en mejor volver a casa, esperar un poco a que todo se despeje y llamar avisando lo sucedido. Al mirar el espejo retrovisor veo otra turba que invadía las pistas y se dirigían hacia mí.
Estaba rodeado. ¿Qué hacer?. Rápidamente decidí hacer una improvisada oración: "Señor voy a acelerar con todo por la bajada tocando el claxon, por favor que no le haga daño a nadie, no quiero volverme un delincuente atropellando a alguien". Obvia decir que si atropellaba a alguien no iba a parar para que me maten y destrocen, así que tampoco auxiliaría como un accidente vamos a llamarle "común".

Aceleré por la bajada, toqué el claxon y noté que los energúmenos me retaban mirándome y saltando, en ese momento dejé de tocar el claxon, aceleré aún más y volví a los bocinazos como dando el mensaje que no pensaba parar. Por acto de magia al llegar a la muchedumbre leyeron la idea y se iban abriendo dándome paso. Solamente uno quiso golpear el auto con un palo poniéndo su brazo a la altura del parabrisas: chocó el auto con el brazo dándole un golpe que al ver por el retrovisor le causó dolor pero no era de mayor consideración. Así pude salvar la situación. Lo curioso, es que si pasaba algo me podía volver un delincuente sin querer. El fútbol es un deporte muy hermoso pero el ser humano con su sentido auto destructivo lo degenera todo de tal manera que empieza a quitarle toda gracia. Como sociedad creo que -como en ingeniería- estudiar el costo y el beneficio.Pues cada vez las consecuencias destructivas son más graves que las satisfacciones.  

miércoles, 8 de octubre de 2014

El Paraíso Porcino


En las épocas universitarias en mi querida Universidad Nacional Mayor de San Marcos, eran muchas las veces en que, abrumados por trabajos y exámenes, corríamos una lista para ver la posibilidad de postergar los exámenes.
Un día tomé la palabra para un primer sondeo y ver si la mayoría estaba de acuerdo. Sorpresivamente  contrario a su costumbre mi amigo Félíx se oponía con una vehemencia titánica, Pedí un pequeño receso para hablar privadamente con él.
- ¿qué pasa Félix? ¿te sobra tiempo?
- Al contrario Jorge me falta.
- ¿Entonces? ¿Por qué no quieres postergarlo?
Y Félix rápido y consiso me  contó:
Mi pueblo queda en la selva de Ayacucho, allí viven mis padres y algunos hermanos, el único acceso es por río si no viajo este fin de semana la crecida me va a ganar y no podré ir y venir y tendría que esperar más de tres meses en poder visitarlos.
Lo expliqué a todos y dimos el examen.
Después le pedí que me hable de su pueblo siempre he pensado que la selva es lo más cercano al paraíso.
El pueblo de Félix está rodeado de millones de árboles donde la gran mayoría son paltos. Las hojas secas forman una gran alfombra que cumplen con una doble misión: mantener húmeda la tierra y servir de alarma a los miles de cerdos que libres corren por los campos y también por la ciudad. Cuando una palta madura cae los cerdos se lanzan a comércelas creando unos segundos de graciosa competencia. Los niños del pueblo se gozan lanzando piedras que simulan la caída de los paltos y rompen en risas a ver a los incautos puercos lanzarse hacia la falsa palta.
En el pueblo de Félix se come cerdo pero no se matan. ¿cómo? Hay tal abundancia de paltas que los cerdos comen sin medida hasta que en el cogote empieza a formarse una rajadura que los parte en dos de forma natural, los pobladores saben que es hora de cocinar.
Es un paraíso porcino el pueblo de Félix, que feliz retorna cada año.  
(imagen extraída de http://www.noticiasdeempresas.com/ikea-solo-servira-carne-de-cerdos-felices-en-sus-restaurantes/publireportaje/7176/)






sábado, 9 de agosto de 2014

La Voz de la Casualidad


El pasado sábado tomé uno de los crucigramas que Ursula mi esposa acostumbra resolver. Una de sus preguntas decía: "autor de La Insoportable Levedad del Ser", obra de Milan Kundera, en ese momento pensé que no había leído nada de él. Fuimos a un centro comercial, lo cual para mi es una tortura pues me aburre ver ropa, zapatos, zapatillas y más aún comprar, palabra favorita de mi querida señora. Otra cosa que me apena de los centros comerciales es que percibo sufrimiento disfrazado de sonrisas en los que trabajan en él  salvo raras excepciones. Ella me conoce, así que me quedo libre por los parques y busco una librería donde ojear publicaciones. Entro y decido al azar acercarme al primer montón de libros, increíblemente La Insoportable Levedad del Ser. "Que casualidad" me dije.
Llegando a casa la empecé a leer y trataba sobre las casualidades. Dos de sus personajes se enamoran pero para que ello suceda ocurren 6 casualidades. Una de las frases que me gustaron y que me hacen pensar es: "Solo la casualidad puede aparecer ante nosotros como un mensaje. Lo que ocurre necesariamente, lo esperado, lo que se repite todos los días es mudo. Solo la casualdad nos habla.".
Llevándola a la historia familiar recordé la sucesión de casualidades que se dieron para que mis padres se conocieran en 1966:
Mi abuelo envió a mi papá a comprar unas apuestas de las carreras de caballos desde Salamanca de Monterrico  donde vivian hasta la agencia del Jockey Club del Perú en La Victoria, como no tenía sencillo le dio billetes. Él tomo el omnibus el cual estaba vacío. Se sentó y a la siguiente cuadra subió una mujer guapa que se sentó a su lado. Llegó el cobrador y mi papá pagó con un billete, el cobrador supuso que viajaban juntos y se cobró dos. Mi papá dijo que estaba bien, ella, mi futura madre le agradeció, en ese momento se rompió el hielo, empezaron a conversar, ella estaba preparándose para postular a la universidad, él se recurseaba dando clases de matemáticas paralelo a los últimos años de Ing. electrónica en la Universidad de Ingeniería. Mi papá se ofreció a enseñarle matemáticas y el producto de esas enseñanzas fui yo.
Milan Kundera nos invita con su obra a estar atentos a los hechos de la vida y sus mensajes en forma de casualidades. La casualidad de empezar a leerlo, la casualidad de disfrutar la vida leyéndolo.      

jueves, 3 de julio de 2014

Ese que va a patear ¡ese es mi hermano!!!


Me metí a la patrulla Lobos de los Boys Scouts gracias a mi amigo Gabriel que necesitaba gente que juegue algo de fulbito para defenderlos en el campeonato Scouts que se acercaba.
Fuimos varios de la cuadra que ya nos conocíamos futbolísticamente de memoria, así que ese no era problema. Los sábados teníamos que cumplir con el protocolo de asistir a las reuniones. De lo más interesante aprendimos a realizar nudos, a orientarnos con la salida del sol y un largo etc.
Entrenamos y ante la eventualidad de los penales empezamos a practicarlos para ver quien era la primera, segunda y tercera opción. Este servidor resultó ser el adecuado, no fallé ninguno de práctica y además pese a usar el 13 en la espalda mi posición era de 9 fogoso y a la hora que el rival tenía la pelota jodido hasta que el cuerpo aguante.
Mi hermano al cual le llevo 7 años, en ese momento contaba con 6 años quedó maravillado y empezó a organizar la barra.
Cuando entramos al campo la pica pica y los gritos convertían todo en una fiesta. Cada vez que tomaba el balón escuchaba: "¡ese es mi hermano!!!"
El partido lo esperábamos ganar pues no era un rival de cuidado no tenían los años jugando juntos como nosotros. Atacamos y atacamos pero la pelota se había encaprichado en no ingresar al arco rival. Peor aún el rival estrelló un tiro al palo que me desacomodó un poco el estómago. Ya desesperados un compañero manda un cañonazo al bulto y la caprichosa tiene a bien reposar cómodamente en la mano abierta de un defensor. El pitazo del árbitro señalando el punto de penal ya me estaba conviertiendo en el héroe del futuro que me daría una semana de gloria en la cuadra y por supuesto en casa.
Tomé la pelota para ponerla en el punto fatídico. Golpeé la punta de mi zapatilla contra el piso para que quede libre de cualquier residuo que pueda originar una trayectoria diferente a la deseada. Cuando me percaté que la voz de mi hermano era más notoria al parecer  se empeñaba en hacer saber a toda la gente con el pecho henchido de emoción y orgullo que su hermano iba a meter un gol.
- Ese que va a patear, el trece, ese mismo ¡ese es mi hermano!!!- su vocesita llegaba nítida a mis oídos y a mi corazón "¡Ese que va a patear!!! ¡ese es mi hermano!!!

La voz de mi hermano no daba espacio para lujos ni nada tenía que corresponder y asegurar y lo mejor era un remate fuerte a un costado. Así lo hice todavía recuerdo que rematé con toda mi alma pero a pesar de ello en mi recuerdo la pelota fue en cámara lenta y chocó con fuerza en la boca del estómago del arquero que cayó ahogado y feliz de la misión cumplida ante mi sorpresa. Los rivales celebraban. Cuando después de un silencio aparece la voz de mi pequeño hermano.
- Mi hermano es un huevón.- no era para menos.


(imagen extraída de http://www.infoguiadigital.com/index.php?seccion=4&subseccion=40&item=274) 

lunes, 23 de junio de 2014

La Ventaja de Beto


Beto cumplía 19 años y era bien sabido que a pesar de su locuacidad y buen humor no conocía intimidad con una mujer. Sus amigos más cercanos lo invitaron como regalo de cumpleaños a uno de las más populares casas de citas de Lima. El nunca estuvo de acuerdo con ir, pero ante la insistencia y ese sentido aventurero aceptó.
El micro los dejó en una avenida que no hacía presagiar la existencia de alguna casa como la mencionada pero caminando apenas un par de cuadras pasando por fábricas en actividad, kioskos donde se expedían variedad de productos para los obreros, chimeneas con vapores diversos que llegaban hasta las veredas, toda una parafernalia industrial. Ya desde lejos se podía divisar una marquesina que emocionó a Beto. El lugar era increíblemente elegante y limpio. Parecía que el regalo recibido iba a ser costoso. Pero se decepcionó cuando la caminata continuó apareciendo una pared grande y verde y una puerta de metal negra semiabierta.
- Aquí es Beto.
Entraron. Sus amigos le pagaron la entrada, la cual le daba derecho a un preservativo.
- Bien Beto ahora solo te queda escoger toma tus 50 lucas y ¡provecho!!!- dijo el Rulos su pata más cercano.
- ¡Provecho!!!- Gritaron los demás palmeándole la espalda.
Beto sentía las pulsaciones de su corazón, en ese momento pensó le caería bien un terremoto, o un apagón, inventaba motivos para no entrar, pero el rostro de sus amigos llenos de felicidad con la gran expectativa sobre cual era la dama elegida para el debut triunfal. Recorría las diversas puertas  muchas de ellas estaban las chicas paradas mostrándose con cara de aburrimiento, algunas puertas estaban rodeadas de pequeñas multitudes que timidamente miraban y no se animaban, un color verde tenue lo impregnaba todo de cierto anonimato, otras puertas se abrían salía un tipo con cara de satisfecho y de inmediato se escuchaba un grito "agua pal once". "agua pal quince" un tipo corría con 2 baldes llenos de agua limpia  al escuchar el pedido y lo cambiaba por un balde vacío. Beto impresionado por ese mundo nuevo estaba curioso y nervioso a la vez. Hasta que por fin la vio. Era una mujer de piel canela con un lunar en la frente que dejaba la sensación de ser hindú. Entre la gente que la rodeaba entró decidido, pues si no era ahora no era nunca, ante la algarabía de sus amigos satisfechos.
Entró y la chica le dijo que le pague y se baje el pantalón. Que por favor sea rápido pues no estaba para perder tiempo.Sacó una linterna pequeñísima y empezó a auscultar sus intimidades que como nunca decepcionadas se escondían de la distancia y extrañeza de la mujer.  Luego tomó una vasija lo jabonó y limpió e incluso presionó a ver si salía algún líquido que destilara alguna enfermedad.
Una vez auscultado ella se recostó y nuevamente le pidió que se apure. Una lamparita irradiaba una débil luz roja. Beto sintió que el bolsillo de la camisa con sus documentos, carnets, tarjetas y chucherías le estorbaba y pese al frío decidió quitarsela. Le dio la espalda a la cama y divisó la sombra de una silla donde poder colgarla. Al momento que se la quitó, la chica gritó:
- ¡Aléjate de mi Satanás!!!!
- Pero ¿qué pasa?- replicó Beto
- ¡Dios mío! ¡Por la Sarita!!! ¿qué es eso que tienes en la espalda?
- Es un lunar.
- Vete, vete, vete yo no acepto demonios...¡Fuera Fuera!!!
Beto se vistió como pudo todavía con la camisa abierta salió no sin antes tomar sus 50 Soles que habían quedado al lado de un cuadrito de Sarita Colonia protectora de las trabajadoras sexuales. Sus amigos que lo esperaban afuera quedaron boquiabiertos, muchos curiosos se acercaron al oir los gritos. Un señor muy mayor le dijo:
- Mira hijo si eres aventajado ni vengas ellas en la vida van a querer estar contigo.
Todos lo miraban y se escuchaba un respetable barullo de la gente que decía:
- Un aventajado, mira no a querido por que es aventajado.
- Carajo Beto ¿Por qué no me dijiste que eras aventajado?- le dijo el Rulos
- Yo pensé que era normal ¿no todos tenemos 21 centímetros? - mintió Beto aliviado y feliz por la aventura.
 (imagen extraída de www.enlacecritico.com/)

domingo, 18 de mayo de 2014

Enseñanzas de un Ataque Cardiaco


El viernes 9 de mayo de 2014 mi papá se fue a su tratamiento dental con su odontóloga de confianza. Allí le aplicaron anestesia e inusualmente empezó a tener sudoraciones. Terminó su consulta y ya en casa a eso de las 9 de la noche empezó de nuevo con sudoraciones. Mi mamá llamó a la odontóloga y a un amigo de mi papá que es el que normalmente le realiza análisis y le mide la presión. Empezó como una especie de convulsión de inmediato lo llevaron en taxi a la Clínica Maison de Santé de Benavides donde diagnosticaron un ataque cardiaco, infarto o también llamado pre infarto. Para esto ya estábamos junto con mi mamá todos los hijos pendientes. El médico de guardia se nos acercó y nos dijo:
- Hemos hecho todo lo que se requiere en estos casos pero parece que los daños son irreparables su situación es muy mala, siempre hablando con la verdad. Para hacerle el tratamiento que se realiza en estos casos necesitamos veinte mil Soles los cuales tienen que depositar al menos el 80% hoy, el paciente es asegurado pero dada su delicadísima situación lo mejor es que se quede, hemos consultado al Hospital Rebagliati y al Instituto de Cardiología donde no les costaría absolutamente nada pero no hay camas disponibles. En este momento el paciente a perdido la conciencia. Los dejo para que tomen la decisión por favor no perdamos tiempo.
La tristeza con la que nos dejó fue propia de un velorio. Mi hermano desfogó su tristeza, pero yo tenía un presentimiento que como en otros casos esto era un gran negocio pero a la vez también sabía que la rapidez y eficiencia de atención de la clínica era buena. Me fui al baño y al caminar cerca de las puertas de Trauma Shock escuché la jocosa y alegre voz de mi padre. Le comenté a mi hermano Carlos y decidimos empujar las puertas  abatibles. Lo encontramos hablando hasta por los codos, estabilizado, contando chistes, sabiendo que su situación era delicada pero tomándolo con humor. Demostrando que era verdad las tantas veces que nos dijo que no le temía a la muerte. Estaba contando chistes a sus nuevos amigos de emergencia. Al vernos nos dijo:
- Me voy, ¿algún encargo para el más allá?
- Te vas le dije, pero al Hospital Rebagliati.
Manifestamos la situación al médico de Guardia que nos lo llevamos al Rebagliati, que no contamos con el dinero que pedían para iniciar el tratamiento. Nos dijo:
- Eso es bajo su responsabilidad, solo se cuenta con 6 horas para abrirlo e incluso el paciente a manifestado que no quiere ir.
- Pero no nos queda otra doctor.
Al ver nuestra decisión el doctor nos dijo:
- No se preocupen que vamos a seguir con las gestiones para trasladarlo pueden ir pagando la cuenta que es de 1600 Soles.
Pagamos y la Clínica hizo con rapidez las gestiones vino una ambulancia del Seguro Social y trasladó a mi papá a Trauma Shock del Hospital Rebagliati. Allí se repitió la historia seguía contando chistes cayéndole en gracia a los médicos, enfermeras y enfermeros. Les decía:
- Hagan lo posible para que llegue al mundial.
- Por lo que vemos va a llegar sobradamente al de Rusia y quizá al que sigue, lo que si no nos pida que quiere vivir hasta que Perú clasifique pues no le podemos asegurar la eternidad.
Lo llevaron al Instituto de Cardiología le practicaron un cateterismo cardiaco sin realizar ningún corte en el pecho, grabaron los detalles de la operación, analizaron las arterias,  le plantearon la posibilidad de realizarle un bypass que después descartaron con los estudios realizados  posteriormente le realizaron ecografías y concluyeron que después de la limpieza, gozaba de buena salud y que la arteria que le había ocasionado el infarto ya estaba destapada. El jueves volvió a casa y cuando subió las escaleras dijo:
- Pensé que me cansaba al subir por mis 72 años pero ahora después del tratamiento no me agito y el cuerpo está como una seda.
Anoche conversamos como si nada hubiera pasado lo noté sano y confiado listo para ver el mundial.
El médico comentó que la atención primera en la clínica fue buena y rápida pese a que nos hizo sufrir tremendamente su afán mercantilista. Una de las enseñanzas es esa en caso de emergencia la rapidez en la clínica es vital después de estabilizado el paciente se puede derivar a un hospital del seguro o estatal donde la atención demostró ser buena pero cuyo punto flaco es la recepción primaria, un amigo el año pasado murió a sus 46 años por ir defrente al hospital. Lo regresaron a su casa y unas horas después fallecía.  Hoy comentaba con una amiga que perdió a su esposo hace tres años que lo llevó a la Clínica San Gabriel en San Miguel le pidieron 5000 soles diarios y que pague en ese momento 35000 para tratar a su esposo en esa misma situación al negarse a que siga el tratamiento allí no quisieron gestionar el traslado, ella misma lo tuvo que hacer pero al llegar fue demasiado tarde. En fin, esta vez mi padre tuvo suerte, quizá su alegría, quizá las circinstancias, quizá el destino, solo sé que si existe el karma el mercantilismo de los médicos de las clínicas está haciendo que se acumule uno muy negativo, esta entrada también pudo llamarse "los mercaderes del quirófano y el apostolado de los médicos de los hospitales estatales" maltratados continuamente por los gobiernos. Pero esta vez estamos agradecidos a todos debido a los buenos resultados. 

jueves, 1 de mayo de 2014

Tome asiento por favor


Con mi gran amigo Vitucho nos íbamos en un bus de la línea 50 por el distrito de La Victoria, sentados detrás de la puerta trasera. Yo iba para el lado de la ventana y él en el pasillo. En aquella época -mediados de los ochentas-esta línea pasaba por la calle Gamarra que hoy es una vía sólo peatonal. Gamarra es una calle donde se da el mayor comercio textil del Perú, muy cerca del Mercado Mayorista de "La Parada", desactivado recientemente por la alcaldesa Susana Villarán. Esta zona comercial, mezcla hermosa pero desorganizadamente como decía Arguedas "Todas las sangres" y en especial se observa una gran migración de personas proveniente de los Andes del Perú..
Bien, el viaje se desarrolló con amena tertulia. Como es normal el bus paraba una y otra vez caóticamente  en todas las cuadras de Gamarra. La puerta del microbus se encontraba permanentemente abierta y sube una robusta señora al parecer oriunda de la sierra peruana, vestía polleras con su hijo amarrado con telas en la espalda como es la práctica costumbre en zonas andinas, muy agitada pues añadido cargaba con las manos un pesado saco,  y sin más ni más se sienta sobre mi amigo tal y como si no hubiese estado sentado allí, esto nos sorprendió y más cuando la cara de Vitucho se mezclaba con la del bebé. Mi amigo haciendo un tremendo esfuerzo se deslizó lentamente hasta por fin quedar libre y poder pararse. Cuando se reincorporó no tuvo más ocurrencia que decir:
- Señora, tome asiento por favor.


(foto extraída de http://www.bloganavazquez.com/2010/02/07/el-sombrero-bombin-borsalinoy-las-mujeres-de-bolivia/)

martes, 18 de febrero de 2014

Estilo Campechano.


Uno de mis mejores amigos de aquella época universitaria me presentó secretamente a su enamorada pues era un amor prohibido como de culebrón televisivo. Con el trauma vivido por mis padres desde que nací sorpresivamente, mi consejo está siempre a favor de la protección y el evitar la multiplicación indiscriminada de la especie humana sino es por el lado económico y afectivo por lo menos por el ecológico para salvar este hermoso planeta.
A pesar de ello no fue así, pues la chica salió embarazada. Ella regresó a su hermoso pueblo en el norte del Perú y ya cuando estaba próximo el alumbramiento mi amigo viajaría para hacer el papeleo respectivo añadido el aspecto sentimental.
- Acompáñame compadre- me dijo- nunca mejor dicha la palabra pues tu vas a ser el padrino.
Decidí con gusto acompañarlo. Ya en el pueblo nos dimos con la noticia que el bebé había nacido y estaba de lo más sano, creo que no hay otra alternativa ante la tranquilidad con la que se vive en el campo.
- Como ustedes son de Lima no están acostumbrados a la vida del campo. - nos dijo sonriente nuestra anfitriona- aquí se realizan las necesidades en el mismo campo, pero no se preocupen ya hablé con la Sra Bertha que tiene los mejores servicios higiénicos del pueblo para que hagan sus cosas como ustedes acostumbran vamos para presentársela.
La Sra Bertha súper agradable nos enseñó las instalaciones de un hermoso baño con todas las comodidades y que no dudemos en llamarla cuando queramos sin importar la hora.
Después de hacer el papeleo en el municipio y de comprar todas las cosas materiales que necesitan un bebé y su madre tuve una excelente idea.
- Compadre aqui a 15 minutos está el puerto de Pacasmayo donde hay cantidad de pescado y la comida es barata y deliciosa como nosotros somos de buen diente creo que allí la vamos a pasar bien.
- ¡¡¡Por supuesto!!! ¡Gran Idea! - mi amigo se iluminó.
 Nos fuimos y sorprendidos por los bajos precios y la generosidad con la que estaban servidos los potajes repetimos y repetimos hasta no dar más. Ya en el colectivo de regreso al pueblo dije:
- Creo que mejor vamos directo donde la Sra. Bertha por que el almuerzo ya bajó.
- Sí compadre yo también estoy en las mismas ¿jugamos a una monedita a ver quien entra primero?
Gané yo. No caminamos. Trotamos hacia la casa de la Sra Bertha. Tocamos el Timbre. Nada. Seguro está durmiendo la siesta después de comer. Volvimos a Tocar. Nada. Empecé a soltar un poco, a relajar de manera me diera un tiempo más. Nunca extrañé tanto a una desconocida. Mi amigo estaba casi morado de la angustia.
Frente a nosotros estaba un acogedor puente, un arco clásico en aquel pueblo dedicado al apóstol  Pedro y el río que pasaba casi cristalino y apasible.
- Vamos paralelo al río caballero nomás no nos queda otra que al estilo campechano.
- Pucha que ni tenemos papel.
Corrimos paralelo al río hacia la zona donde no haya nada más que vegetación.
- Compare ya no aguanto más.
- Yo tampoco.
Y nos quedamos allí uno al lado del otro evacuando a la sombra de un frondoso árbol que además nos brindaba hojitas para limpiarnos al puro estilo campechano.
- ¡Puta que no hay nada que hacer que somos grandes amigos carajo!!! - me dijo.
- Efectivamente nunca pensé llegar a cagar al estilo campechano.
- Terminemos rápido para lavarnos las manos en el río mira que limpia está el agua.
- ¿tendrás jabón por allí?
- No tengo ni papel, ¿crees que tendría jabón?
Rompimos a reir.


viernes, 17 de enero de 2014

Secreto Presidencial




Inmediatamente publicados los resultados oficiales, el electo presidente recibió la visita de  un tipo de impecable uniforme y robotizado léxico. Quería hablar a solas con él y entregarle un sobre con instrucciones. Le dijo que el motivo de su presencia era el convocarlo a una reunión de carácter obligatorio con el Presidente saliente. Esta reunión era estrictamente secreta pues cubría temas que comprometían la seguridad nacional.
Llegado el día a la hora anunciada llegó el tipo de uniforme y después de saludar le colocó una inyección en el brazo izquierdo.
Al cabo de 5 minutos entró en profundo sueño.
Al despertar se dio cuenta que estaba recostado en una cama vieja. A su costado izquierdo en cama similar yacía el presidente actual quien también regresaba del sueño profundo.
- ¡Dios mío! Felizmente esto es dos veces por periodo- dijo el actual presidente sonriéndole.
- Es increíble todo esto ¿dónde estamos?
- Ni yo mismo lo sé. Tanto como cuando fui electo como ahora que tengo que pasarte la posta fui dormido y traído aquí.
- ¿Por qué tanto secreto?
- Este ambiente está especialmente preparado para no tener ningún tipo de micrófonos. Por favor esta conversación es estrictamente secreta y tendrás que recordarla de memoria, así como comunicársela a tu sucesor tal y como yo lo estoy haciendo ahora. 
El presidente actual principió a hablar sobre el origen de la vida del planeta y de cómo este saber podía romper todos los esquemas hasta ahora seguidos por las religiones convencionales y grupos esotéricos. Habló de extrañas civilizaciones que la historia no ha registrado jamás y que no conviene que se mencionen, hasta llegar al descubrimiento más reciente en un nuevo campo que une la sicología con la física: la energía emocional.
-         El manejo de la energía emocional es tan o más importante para un político como es la energía nuclear para un físico.
-         ¿Tendrás algún ejemplo práctico que me lo haga entender mejor?
-         Las leyes que rigen la energía emocional, se aplican en rangos circunscritos a cada país.
-          Entiendo,
-          El ejemplo más importante y práctico que es de sumo interés para nosotros los políticos es el observado aquí con un fenómeno que cada vez se vuelve más y más grande: el fútbol.
-         Bueno sí…
-         Se ha observado que cuando el equipo de fútbol de nuestro país clasifica a un mundial el presidente a cargo no vuelve nunca más a ser elegido.
-         ¿pretendes que crea eso?
-         Simplemente ponte a pensar, hasta los dictadores han sucumbido ante esta energía. La autoestima aumenta tanto que nos volvemos capaces de arriesgarnos hacia cosas y aventuras nuevas eliminando así la posibilidad del gobernador actual que viene a ser un símbolo retrógrado del pasado.
-         Increíble.
-         Existe una organización secreta que nos mantiene informados sobre las variantes de la energía emocional. Lo que te digo está científicamente demostrado.
-         ¿Entonces tu? ¡Elegiste reelegirte en el futuro!
-         Si quieres repetir el triunfo tendrás que impedir volver a un mundial, para ello apoyar por todos los medios a la clase dirigencial actual es lo mejor. Realizan un excelente trabajo. Tenemos todo el apoyo internacional  árbitros, médicos, etc.
-         ¡Pero que egoísta!
-         Es decisión de cada uno. Yo ya estoy terminando mi mandato.

Y la conversación continuó sobre otros temas, armamentos, sueldos, publicidad estatal, inversiones,  etc. Todo a la luz del secreto de la energía emocional.
Volvieron a sus viejas camas. Un tipo de terno cuyo perfume invadió el cuarto les aplicó esta vez en el brazo derecho una inyección. Ambos entraron en sueño profundo.   
 (Fotografía extraída de la página http://fotografiaparaprincipianntes.blogspot.com/2012/09/secreto-profesional-o-celos.html)