martes, 26 de noviembre de 2013

La casualidad del enterarse


Todo empezó con una charla y acordarse de alguien ¿qué será de la vida de? Luego viene un sueño probablemente provocado por aquella evocadora pregunta.
Al otro día  me entero que la carrera ciclística de montaña se va a efectuar en Ventanilla. Un poco de flojera dominical que al final es vencida y me voy a ver las carreras. Me emocioné al ver a la corredora Venezolana antes de llegar a la meta extiende su bandera y cruza triunfadora sin manos apoyada en el símbolo de su patria. Lo sentí en el corazón, me emocionó como si el triunfo hubiera sido peruano, al parecer el cariño por la tierra que nos vio nacer sin importar cual sea es una gratitud contagiosa que nos hizo romper en aplausos.
Después regreso a casa caminando lento, disfrutando los rincones ventanillenses y sus detalles de gente limpiando sus negocios, sonrisas por un lado, abrazos de reencuentros por el otro. A lo lejos veo a alguien que trabajó conmigo hace ya 7 años, motivo para charlar como estan los conocidos que tantos tiempos se han compartido.
- ¡Hola José!!
- ¡Hola Jorgito!!! - Un abrazo y un cambio abrupto de expresión. - ¿te enteraste lo que le acaba de pasar a Luchito?-  la evocación que ya venía de un día atrás un ¿qué será de su vida? A la velocidad del pensamiento un derroche de recuerdos.- falleció ayer.
¿Qué pasó? Lo primero que se me ocurre es un accidente por la juventud del caído equivalente a mi edad quizá un año más, no más.
Me contó que un dolor estomacal lo llevó al hospital donde como todo hospital público peruano le recetaron un calmante y lo mandaron a casa. Después fue tarde. Una inmensa pena saber que ya no se lo verá más. Y ahora me sorprendo evocando. Una pena pero un misterio el cómo se van moviendo los hilos del destino como si alguien desde otra dimensión nos comparte las noticias, nos siembran pensamientos, o como dice Sri Sri Ravi Shankar aquel sabio hindú a quien le llamo mi maestro, no estamos conectados porque para estar conectados es necesaria la separación, simplemente somos uno.  
(imagen extraída de http://daegorth.wordpress.com/2010/09/18/destino-y-libre-albedrio/)

No hay comentarios: