lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Hacer es poder?


Corría el año de 1999 y a finales de enero me había estrenado como papá. No tenía automóvil ni licencia de conducir pero el andar de un lado a otro con un bebé me llamó a la necesidad de comprar un auto.
Cuando adolescente había dado un par de vueltas de manzana con el auto de mi viejo, pero al escucharlo quejarse que después de mis maniobras la palanca de cambios había sufrido alguna molestosa variación decidí con rebeldía "nunca más manejar su auto". Averigué una escuela de manejo. Aqui en el barrio de Ventanilla costaba 100 Nuevos Soles, lo mismo que el examen de manejo. ¿Y si me inscribo en el examen de manejo para ver como es sin todavía ir a una escuela?
No sé que me pasó aquel día pero no le di vueltas mentales y me enrumbé a pagar el examen. Una vez hecho el pago -me conozco algo- no había marcha atrás. Aprobé el examen de letras que fue de lo más fácil pues solo habría que estudiar (en la Universidad de San Marcos muchas veces el estudiar no te aseguraba el aprobar como sucede en el colegio y en la evaluación de manejo).
Ahora venía el examen práctico. Alquilé un auto pequeño y mecánico. El precio incluía 30 minutos de práctica antes del examen. El tipo del alquiler me enseñó algunos trucos para cuadrar en paralelo y me hizo incapié en los puntos críticos del examen. Después de la media hora el tipo me dijo "toma mi tarjeta para que en la segunda oportunidad me alquiles el auto de nuevo, te voy a ser franco, estás bien verde".
 En la cola para dar el examen me hice "amigo" de los muchachos que me escoltaban, la cola era lenta así que bajábamos y nos poníamos a conversar. Uno muy joven vestido con un polo de Súperman el otro quizá contemporáneo mío (tres décadas en aquella época) había despegado el rótulo de taxi de su auto para poder dar el examen. Llegamos a un punto donde había que memorizar la ruta. El taxista que iba delante mío no quizo estudiarla pues esta era su sexta vez que era evaluado y se la sabía de memoria. Súperman al igual que yo estábamos muy nerviosos y con extrema humildad memorizamos la ruta. Pasado el tiempo Súperman me dijo:
- No me la he aprendido bien, pero no importa yo te sigo nomás.
- Bueno- le dije- no hay problema por que el taxista es su sexta vez y se sabe el camino yo lo sigo a él.
Temblando arranqué. Los nervios me habían dado una sensibilidad única a tal punto que si una mosca se paraba en el chasis del auto la sentía. Todo bien al comienzo, el problema mayor se presentó cuando el taxista volteó a la derecha y mis recuerdos de la ruta estudiada era que tenía que seguir defrente. ¿y si me equivoco? Lo mato a Súperman. Decidí después de unos segundos de reflexión confiar en mi mismo. Mi mente se puso en el lugar de los jueces veedores. Por ejemplo al ver un cartel de un colegio cerca antes aceleraba y hacía notoria la disminución de velocidad. Llegamos a la prueba de estacionamiento y escuché que el juez decía con voz casi policial:  "tu al 8" señalándome, "Súperman al 9" expresión que causó hilaridad y carcajadas a todos los que escuchamos. No pensé mucho solo recordé la técnica que me había dado el hombre del alquiler. Como por acto de magia la máquina respondió a la perfección. Al terminar todo esperamos con nervios los resultados. El taxista se arrepentía de su equivocación con la ruta. Súperman y yo aprobamos y junto con él todos los demás  aprobados solo conocidos por aquella circunstancia nos hicimos un equipo de festejo abrazados y saltando como celebrando un campeonato. Subí al auto para devolverlo donde pude ver que el taxista mandaba un escupitajo a su letrero de vinil y lo pegaba de nuevo en la ventana partiendo raudo en busca de clientes. Le devolví el auto junto con su tarjeta al hombre del alquiler.
- Ten tu tarjeta y las llaves.
- La tarjeta llévala para la próxima -me dijo- o te ha fallado el auto.
- No, el auto estuvo perfecto ya no necesito la tarjeta. Aprobé.
- ¿Qué? ¿a ver?
Le mostré el carné con el sello de aprobado, le dí las gracias, le di fuerte la mano  y me alejé, no sin antes escuchar al tipo que decía: "Increíble". ¿será que en todo en la vida es cuestión de atreverse? ¿Será que a veces pasamos preparándonos para un futuro que nunca llega? ¿Será que esta preparación solo es el pretexto para no actuar? ¿Será que hacer es poder?  
(La imagen fue extraída de http://pilingui.blogspot.com/2012_11_01_archive.html)

martes, 2 de octubre de 2012

Efecto Mariposa y el misterio de lo que habría pasado


En el libro "Conversaciones con Dios" Neale Donald Walsch nos explica que todo ya sucedió y lo que llamamos vivir es la elección de la conciencia en el laberinto de las infinitas posibiliades que ya se dieron, de allí la relatividad del tiempo. De allí nuestra posibilidad de a veces mediante sueños u otros medios podemos viajar a través del tiempo. Esto mismo lo repite Deepak Chopra en muchos de sus libros.
Entonces me pongo a pensar de cuantos detalles que de hecho han cambiado mi vida. En realidad antes de nacer mis padres me cuentan del cómo se conocieron: Mis abuelos le piden al que iba a ser mi padre que se vaya a otro distrito a comprar un juego de apuestas hípico que aqui en Perú llamamos "la polla". Él tomó un bus, estaba vacío, se sentó y subió una guapa joven -la que iba a ser mi madre- que se dirigía a una tienda para cambiar una prenda que no le quedó bien a quien se la obsequió. Según mi papá se sentó a su costado pudiendo haberse sentado en cualquier otro asiento vacío. El cobrador llegó y mi futuro papá pago con un billete y le cobró por dos por error. El se sorprendió y dijo que estaba bien, ella le agradeció y se rompió el hielo. La conversación fluyó hasta nacer quien escribe. Muchos detalles juntos y pequeños para cambiar una vida. Hace unos años puse un anuncio publicitario en el periódico. Sólo hubo una llamada. Nos hicimos amigos con quien llamó me presentó una de sus amigas que tenía una tienda de aromas, organizó su primer evento al cual asistí, me fue bien, a su vez le presenté una amiga. Un día me llama para que vaya a su espacio radial, debido a mi lejanía le pedí que entrevistara a la amiga que le presenté, ésta ahora tiene un espacio radial en su radio y es su maestra de ceremonias en sus eventos. Cada vez que escucho su buen programa me acuerdo que renegaba por el aparente fracaso de mi anuncio periodístico que a la larga trajo beneficios a mi y todos los implicados. Si no lucharíamos tanto con la muerte, si no la tomáramos como una enemiga a vencer y reconociéramos que la única manera de no morir es no nacer, si reconociéramos en ella lo natural, podría deducir que todo hasta la muerte misma es por algo bueno. Que a corto plazo podríamos renegar y pensar en una desgracia pero que a la larga, las sincronías, los efectos mariposa, te hacen concluir que todo pasó para bien. Cuantos detalles: el no que me hizo una chica que a la larga me hizo conocer otra, la ausencia de otra a la cual esperaba a la salida de su Instituto para declararle mi amor y que ese día justo no pudo ir, la invitación a una fiesta de último momento que me salvó de ir donde explotó una bomba terrorista, él retrasarme en un almuerzo y ser invitado al curso El Arte de Vivir justamente por esa incomididad y retraso, y a la larga me pareció el más fantástico curso que he vivido hasta hoy. Cuantas casualidades aparentes que nos cambian el camino y nos hace recrear ¿qué hubiese pasado si no ocurría esto? Ese pequeño detalle se convierte en el gran cambio de una vida. Una existencia.
(Imagen extraída de http://www.aeureanos.com/2008/12/25/sera-la-vida-ms-fcil-si-fuera-un-laberinto/comment-page-1/)

sábado, 14 de julio de 2012

Los extraordinarios remedios de mi tía Irene


Cuando tenía 16, años mis amígdalas andaban de infección en infección. Recuerdo, hasta me perdí el viaje de promoción al Cuzco por estar en cama alimentado por via sanguínea ante la imposibilidad de tragar. Un médico me las quería operar y otro -familiar y de toda confianza- en segunda opinión me alertó que los que operan amígdalas son parte de un gran negociado. Andaba fastidiado por ello, cuando una de mis queridas tías -hermana de mi madre- me hizo un comentario que resultó trascendental para mi salud: "¿Así que te molestan las amígdalas? ¿Sabes como se curan? ¡Hazte "toques" con un hisopo remojado en jugo de limón a temperatura ambiente". No perdía nada con intentarlo, aqui en Perú los limones son abundantes y económicos. Pero tanto me fastidiaba la infección que me ponía de mal humor hasta el punto de odiar a los microbios que siendo pequeños me traían tantos problemas. Revisé las amígadalas al espejo, ya me había vuelto especialista en mostrarlas pegando adecuadamente la lengua sin ayuda de ningún adminículo. Al verlas estaban rojas, inflamadas y rodeadas de cosas blancas o mejor dicho materia blanca de los que fueron los glóbulos blancos derrotados por los terribles microbios. Me dio una cólera tal que tomé el hisopo, lo remojé con el jugo y no le di toques sino una descomunal trapeada, me aguantaba las naúseas, cuando podía balbuseaba lisuras, me armaba de valor, respiraba hondo y ¡a la carga!!! ¡Mueran malditos!!! Las dejé libres de cosas blancas, le volví a frotar limón para asegurar, era realmente una bronca interior, verifiqué que la zona aunque todavía roja e inflamada estaba limpia. Me bañé y me fui a dormir. Al amanecer no sentía molestia alguna. Corrí hacia el espejo del baño y al mirarlas, las amígdalas y la campana mostraban un color rosado normal, como que si la singular batalla no hubiera sucedido y menos aún las infecciones precedentes. A partir de allí a la primera molestia les hacia su limpieza con limón y siempre fue un santo remedio, lo habré hecho unas  4 ó 5 veces más y ya llevo creo más de 20 años sin molestia alguna.
Mi padre me llamó por teléfono y a sus 70 años está sufriendo de la caída del cabello. Mi tía al verlo le dice "mira para la caída del cabello, agrégale a tu shampoo 2 ó 3 pastillitas anticonceptivas, lávate con eso pero déjalo un tiempito que actúe mientras te vas lavando otras zonas"
- ¿Tú crees que funcione?- me pregunta mi papá.
- Bueno si lo dice mi tía es muy probable - le contesté recordando su excelente consejo de los limones- y tiene mucha lógica puesto que los anticonceptivos son hormonas femeninas y las mujeres no son calvas como los hombres.
- Sí pero ¿no me volveré maricón? - preocupado y dubitativo mi papá.
- jajaja, no creo puesto que no lo vas a ingerir solo es superficial, aunque por seguridad trata de que no le caiga a la parte genital.
- He visto que a tí también se te está cayendo el pelo y las pastillas las venden en cajas no por unidad ¿quieres?
- Claro.
Así que ya me hice mi Shampoo reforzado con las pastillitas, esperemos que los resultados sean tan buenos como lo de las amígdalas, por lo pronto el cabello se muestra con más brillo y salud. Empezamos bien. Por otro lado sobre las dudas de mi padre, mi gusto y deseo por las féminas está intacto como siempre.

miércoles, 20 de junio de 2012

El desperdicio de Energía en los Automóviles


Con el uso de los combustibles fósiles se utilizan dos tipos de ciclos para convertir la energía química de éstos en energía mecánica: el ciclo Otto y el ciclo Diesel. Para el primero se aprovecha la explosión de las diversas clases de gasolinas y gases como el Gas Licuado de Petróleo (GLP) o el gas Natural Vehicular (GNV) y para el segundo se utiliza el gasoil de mayor densidad o diesel 2 como lo conocemos en Perú.
Observando las eficiencias de los ciclos vemos que el ciclo Diesel es más eficiente con respecto al Otto y esto lo observamos en los rendimientos de Km recorridos por galón consumido. Mientras que un auto de 2000 cc gasolinero con tecnología de inyección electrónica su rendimiento está alrededor de los 60 a 70 Km/galón en el mejor de los casos un similar con ciclo Diesel nos brinda rendimientos de 80 a 100 Km/galón.
El aumento de población y su concentración en las ciudades está originando un incremento en la circulación de vehículos trayendo consigo un tráfico congestionado. Lo penoso de la utilización de éstas dos tecnologías mencionadas es que mientras el auto no avanza entre el tráfico los motores siguen funcionando quemando combustible, desperdiciando la energía y contaminando el ambiente.
Es curioso que cuando en ingeniería queremos generar electricidad no utilizamos –salvo raras excepciones como son los generadores y grupos electrógenos portátiles- ninguno de los ciclos mencionados anteriormente. Lo que se usa son las turbinas mucho más eficientes. Así tenemos las hidroeléctricas que aprovechan las caídas de agua para transformar el movimiento de ellas por medio de las turbinas para con generadores transformar la energía mecánica en eléctrica. Si vemos las centrales térmicas vemos la utilización de calderos que con los combustibles fósiles calientan agua, generando vapor y la presión de éste mueve las turbinas para generar corriente eléctrica.  Otra forma de utilizar  las turbinas es por la fuerza de los gases de combustión por la quema de cualquier combustible, cuya presión las mueve  generando la electricidad.
Entonces desde que me compré mi primer auto siempre me he preguntado ¿Por qué no se utilizan turbinas para los automóviles tal cual se utilizan para hacer volar los aviones? En un libro de Mecánica Automotriz muy utilizado por los diversos mecánicos cuyo autor es Arias Paz, dedica un capítulo al uso de turbinas en automóviles, indicando lo difícil que es controlar las tremendas velocidades que se generan con su utilización. Menciona que en los EEUU se han realizado pruebas en el desierto llegando a velocidades cercanas a los 500 Km/hora siendo incontrolables para un tráfico de ciudad. Pero actualmente la tecnología de acumuladores (también llamadas baterías) está logrando acumular más energía en menos espacio. Los motores eléctricos cada vez son más eficientes y livianos de manera que la solución a mi modo de ver, si queremos utilizar combustibles fósiles hasta que se agoten es el uso de turbinas pero no para su utilización inmediata como energía mecánica incontrolable sino como un medio para la generación de electricidad que sería acumulada, así podríamos estar atrapados en el tráfico, las turbinas funcionando y apagándose automáticamente cuando los acumuladores estén llenos y no importa cuánto dure el atolladero nosotros tranquilos y relajados escuchemos la radio, miremos la tele o leamos sin estar con la conciencia sucia de estar contaminando el planeta y gastando dinero para ello. Sería un paso previo al uso de energías renovables como el viento (eólica), energía solar, energía de las mareas, etc. Que al fin y al cabo convierten la energía ya sea mecánica o calorífica,  al lenguaje energético común que es la electricidad.  

domingo, 3 de junio de 2012

Jorge Adoum y su viaje a la realidad

Jorge Adoum es un escritor libanés caracterizado por sus más de 40 obras de carácter gnóstico. Grado máximo en la masonería (33) sus obras siempre revisten interés metafísico. Su última obra "Veinte días en el mundo de los muertos" me resulta espectacular. En la introducción cuenta el origen del libro: viviendo en Río de Janeiro, Brasil se dirigía al cine cuando se encuentra con una amiga que hace dos décadas no veía, ella decide acompañarlo pero dentro, Jorge sufre mareos y empieza a ver borroso. Lo curioso es que al cerrar los ojos ve todo lo que le rodea pero adicionado a un aura que rodea a todas las personas y cosas. Su amiga al verlo mal toma un taxi y lo lleva a su casa, llama al médico y decide hospedarlo hasta que se recupere. Adoum recostado y convalesciente, al cerrar los ojos empieza a encontrarse con amigos y familiares ya fallecidos. Sus conversaciones con éstos por momentos trascienden dando la impresión al médico y a su amiga que está divariando, concluyendo que su estado es estable pero grave. En su viaje a este otro mundo, por fin se encuentra con una de sus enamoradas de su juventud quien le explica parte de este maravilloso "otro" mundo. Le dice que su misión es escribir los detalles de este viaje, pues va a ser de gran utilidad para que el ser humano pierda sus miedos a la muerte, para ello Jorge pide que le traigan hojas para día a día escribir las memorias de lo que le sucedía. En el libro menciona que le gustaría quedarse a vivir allá, logrando su objetivo pues no bien terminada la obra, fallece el año 1958 a la edad de 61 años.
He tenido oportunidad de conversar con personas que cuentan las experiencias de pacientes con enfermedades terminales y coincide con las alucinaciones de hablar con gente que ya falleció antes, leyendo el libro de Adoum al parecer no es tanto de alucinación. El libro lo encuentran en  http://espanol.free-ebooks.net/ebook/20-d-as-en-el-mundo-de-los-muertos/pdf/view

jueves, 5 de abril de 2012

El último Judas de David


Todos los días de clase tengo el gusto de llevar en el auto al colegio a  mi hijo Pablo y a sus amigos Karina y David. Un día David llegó con la novedad que estaba postulando para el papel de Judas en la ópera rock Jesucristo Superstar que organizaba el profesor Blas para ser escenificada en Semana Santa.
Es muy agradable escuchar a los jóvenes como se proponen un proyecto, se apasionan y van logrando poco a poco sus metas. Así,  David en 5 minutos que dura el viaje al colegio nos ponía al día sobre las novedades de su postulación. Primero el director Alex Blas  parecía que iba a elegir otro actor, después continuando los ensayos  se decidió por la constancia de David. Entusiasmado nos iba narrando todo lo que acontecía en los ensayos, hasta incluso me dio el USB donde tenía grabada la música de su personaje para que lo reproduzca en la radio del auto. Fue grato observar la metamorfosis del personaje por el contar de David, pero Pablo y Karina ya querían hablar de otras cosas pues se habían saturado con el tema de Jesucristo Superstar. Así transcurrieron los días hasta llegar a la puesta de escena.
Decidimos ir temprano para tener un buen lugar, Pablo se sentó a mi derecha y junto a él un grupo de sus amigos peretenecientes a su salón y al de David. Allí hablaban de historias donde en otras escenificaciones el arnés de Judas había vencido al peso y se había caído. Como es normal en los comportamientos grupales los muchachos armaban chacota risueña alucinando una supuesta caída. También comentaban que ya estaban cansados que los jóvenes artistas solo sabían  hablar de sus actuaciones. La puesta iba a hacer que por fin acabe esto. El entusiasmo de los actores hizo que saliera muy bien la obra y mérito del director teatral (profesor Blas) pues las perfomances a mi modesto entender fueron buenas (salvo un soldado romano que al supuestamente empujar a Jesús lo hizo riéndose cuando la escena pedía expresar molestia). El local estaba abarrotado de gente y en toda la obra se escuchaba un murmullo como los que se sienten en los recreos escolares. 
- Ya se viene la colgada de Judas allí me voy a cargar de risa- dijo uno de los chacoteros amigos de Pablo.
- Por fin ya se va a acabar estos patas ya nos tenían hinchados con su obra. - Decía otro.
El murmullo continuaba, la noche fresca y agradable, las actuaciones buenas pero un público difícil y murmurador. Llega la escena del arrepentimiento de Judas y procede a colgarse. David sube hacia la horca y claramente se observa como su redondez ingresa al cuello. David Judas, salta y  se contornea epilépticamente con desesperación hasta que yace inerte colgado al juego de la gravedad. El silencio fue sepulcral. Mi mente empezó a pensar lo peor: " Dios mío, ¿habrá sido David tan loco de haberse ahorcado de verdad? ¿Será el último Judas de David?" Las luces se apagaron para pasar a otra escena pero el silencio continuaba. Hasta los chacoteros amigos de Pablo palidecieron. David seguía inerte y colgado ahora entre sombras. Ya estaba por empezar la siguiente escena cuando el profesor Blas con signos de gran preocupación se acerca con miedo para bajar a David. Al dar la primera señal de vida entre las sombras, la gente suspira aliviada y como una celebración de vida, los amigos de Pablo, los espectadores y yo, rompimos en aplausos de celebración. Los murmullos volvieron pero esta vez nos llevamos la alegría de esta emocionante puesta en escena que nos enseñó a valorar a los amigos y a la vida. Felicidades a David, al director teatral y los tremendos y excelentes nóveles actores.

miércoles, 7 de marzo de 2012

Aventura de miércoles

Miércoles 8 de febrero. Úrsula me acompaña a mi periplo visitando clientes y repartiendo diversos productos de nuestra "casita productiva". Terminamos con visitar la última clienta como a las 8 de la noche. Una señora que hace terapia física a niños. Para evitar el tráfico decidí regresar por el Callao y tomar la Av. Néstor Gambetta desde que empieza en el Óvalo Centenario. Más atrás por la altura del Cementerio Baquíjano había en la pista algo así como un jarrón roto, me sorprendió que el auto de adelante -un taxi- baje de golpe la velocidad, cuando me dí cuenta que era para esquivat los vidrios era tarde, pese a mi esfuerzo la maniobra hizo que los pise con la llanta delantera izquierda. No le di importancia. Pero a más o menos 5 Kms más, a la altura del puente que cruza el río Rimac antes de su desembocadura en el Pacífico el sonido de la llanta nos dijo que estaba completamente desinflada. Frente estaba la Base Naval del Callao, lugar célebre pues allí estan recluidos el gran genocida  Abimael Guzman principal dirigente del grupo terrorista Sendero Luminoso, Vladimiro Montesinos el corrupto asesor de Fujimori y ahora último Artemio otro dirigente de Sendero Luminoso. Paramos a cambiar la llanta con la confianza que la zona estaba militarmente resguardada. Mientras cerraba con llave el aito Ursula se dirigió a la maletera a sacar la llanta de respuesto. En ese momento la veo a Ursula y de entre la oscuridad salen dos  hombres con armas de fuego.
- Úrsula, cuidado atrás tuyo - ella de inmediato cerró la maletera y corrió bordeando el auto estacionado rumbo hacia la pista , le di el encuentro y los tipos se me acercan poniendo su arma en mi barriga.
- ¡El dinero! ¡Donde está el dinero!!! ¡El dinero sino te quemo!!!
Para navidad mi hermano me había regalado una billetera, yo hasta ese regalo no uso billetera pues he visto tantos robos que prefiero no usar. Pero esta vez la usé. Tomaron la billetera con el dinero del trabajo del día  y del mes. Esto al contrario de satisfacerlos aumentó su  codicia.
- ¡Las llaves del auto!!! - Mi auto es viejito pero el servicio que me da para distribuir nuestros productos,  visitar clientes y movilizanos viviendo a casi 40 Kms de la ciudad. Me hice el difícil. Pensaba que ya no había salida. De repente vi que abrían sus ojos, vi un auto que paró sorpresivamente ante la llamada de Úrsula. En todo el trance veía como camiones y autos la esquivaban, pero un auto paró.
- Seguro sus compinches- pensé.
Pero no. Del auto bajó un tipo vestido de civil con arma en mano. Empezó a dar balazos al aire. Los delincuentes corrieron mientras el tipo seguía disparando al aire pero en dirección a los tipos. Se identificó como un policía de civil. Al escuchar las balas llegó una camioneta policial haciendo el papeleo de la denuncia respectiva mientras ya tranquilo cambiaba la llanta.
Tengo la creencia que todo lo que pasa en esta vida es por algo bueno. Al comenzo estaba desanimado y preocupado por la ausencia de dinero en época de gastos escolares. Publiqué el resumen de la experiencia en el Facebook y de inmediato gran cantidad de amigos me dieron sus muestras de solidaridad. Pero de solidaridad no se puede comprar cosas. Al llegar a casa nuestro hijo Pablo al enterarse sacó todos sus ahorros y me los prestó. No saben la tranquilidad que sentí y la alegría con ello podía seguir comprando materias primas transformarlas y seguir vendiendo. La solidaridad de los amigos se materializó. Pamela Ruiz estaba organizando un Congreso Holístico para el fin de semana donde yo iba a dar una charla sobre El Arte de Vivir.
- Jorge, para que recuperes tu dinero te voy a obsequiar un stand en la mejor ubicación para que allí vendas tus productos. - Fue una gran ayuda pues las ventas fueron buenas y las pérdidas se minimizaron. Entonces me di cuenta que no estaba solo que la divinidad está expresada en las personas que nos rodean. Seguí pensando en que otras cosas positivas podía sacar de la expeirnecia de miércoles. Empecé a investigar sobre las llantas y los productos que se usan para no quedarse botado en las carreteras. Existe un líquido que se agrega dentro de la llanta que taponea automáticamente cualquier hueco pero para mi caso un corte lateral no sirve. Un especialista en llantas me pidió que averigue sobre las llantas blindadas, son buena opción pero muy costosa. Habrá que inventar o encontrar una opción más económica, más popular. Estoy pensando en eso. Por último quiero contar la conversación que tuve con un taxista en el momento de llevar a parchar la llanta. Después de contarle mi aventura me dijo:
- Hace 8 años, hacía colectivo Lima- Huaral- Lima, subieron 4 tipos, aparentemente no se conocían ya en pleno camino sacaron un arma y me dijeron que pare en el grifo, paré y se llevaron mi auto nuevecito recien comprado y mi medio de trabajo, ya pasaron 8 años de eso, en el momento sentí que se me caía el mundo pero ahora aqui estoy,me levanté nuevamente, estoy bien y me va bien a mi y a mi familia. Todo pasa mi amigo. Todo pasa.
Me di cuenta que el mundo está lleno de historias y de héroes embebidos en los licores y mezcolanzas del anonimato. Y en la base Naval podran ocurrir mil cosas afuera pero los militares son castigados si intervienen o si malgastan sus balas tratando de evitar un simple robo.    

martes, 28 de febrero de 2012

El Agro y el Secreto de la Larga Vida

Esta semana tuve la suerte de ser invitado a la presentación del libro “AGRO PERUANO AL 2021” del Ing Agrónomo HERNANDO GUERRA GARCIA  en el Colegio de Ingenieros del Perú Capitulo de Ing. Agronómica y Zootecnia.
Este libro es el tercero de una saga  de Hernando que investiga con entrevistas a diversas personalidades, ingenieros, empresarios, campesinos sobre el pasado presente del agro con proyección hacia el 2021 que se cumplen 200 años de vida republicana peruana.
Me resultó muy interesante escuchar al Ing Ricardo Lets hablando del libro matizándolo con su experiencia política, nos contó cómo  después de ganar Alberto fujimori las elecciones peruanas de 1990 Letts se reunió con él para sugerirle representando a la Izquierda Unida quién podría ser el ministro de agricultura.  La sugerencia se orientaba hacia el Ing Carlos Amat y León presente también en la presentación, que llegó a ser ministro pero en un cortísimo tiempo hasta el famoso autogolpe del 5 de abril. Lets se preguntaba después de leer el libro “ ¿por que mier.. el Ing. Guerra García nunca ha sido ministro?” Sorpresivamente para mi,  Lets criticaba al proyecto Olmos a quien el periodismo peruano y el gobierno central publicitó mucho hasta con cierto orgullo. La critica me sorprendió aún más después de haber visto el  programa televisivo llamado Mega Construcciones en Discovery Channel donde se habla de una de las obras más importantes del mundo. Letts manifestó que se iba a irrigar 200000 hectáreas para lo cual se habían invertido cien mil dólares por hectárea para venderlas después a 4000 dólares por hectárea pero no a parceleros sino a grandes empresas de grandes grupos. Para ello nos explicó que aproximadamente el 70% de la producción agrícola va para la exportación y es aprovechada comercialmente por grandes empresas. El 30% de la producción es hecha por parceleros y son los que realmente nos alimentan abasteciendo nuestros mercados y de ellos dependen 20 millones de puestos de trabajo. Carlos Amat y León  reforzó la idea haciéndonos reflexionar sobre como quisiéramos vivir.  Esto me hizo recordar mis propios pensamientos que nacen en el atoro del tráfico capitalino. El ser humano al ser inteligente ¿por qué tienen que ir todos al mismo tiempo al mismo sitio? Volviendo a lo que nos dijo Carlos  Amat y León nos planteó el aprovechamiento de todo el territorio nacional aprovechando las diversas cuencas que existen. El poder desarrollar como antañoen épocas precoloniales la andenería esta vez con riego tecníficado y su drenaje respectivo no llega la inversión a 500 dólares por hectárea, comparado con los cien mil dólares por hectárea del proyecto Olmos. Aunque en el público tomó la palabra un ingeniero defendiendo el proyecto Olmos manifestando que no es cien mil dolares por hectárea sino diez mil dólares cifra que difiere mucho pero igual la diferencia con los 4000 dólares por hectárea del precio de venta y comparado con la habilitación de andenes a 500 dólares al parecer hay cosas que no se están haciendo bien. Amat y León nos planteó la descentralización real desarrollando cuencas con cientos o miles de pueblos de 3000 personas cada uno con centros educativos, tecnológicos, culturales con servicios completos de agua desagüe, electricidad, planteándonos un novedoso modelo de desarrollo que me resultó sumamente atractivo. El agro nos muestra una alternativa para una vida feliz con mayor desarrollo cultural y humano.  Nos mostró el ejemplo de un grupo de parceleros que han logrado exportar 1600 millones de dólares en café con tan solo el poder aprovechar la tecnología aumentando el rendimiento por hectárea todo gracias a que fueron capaces de organizarse. Nos dijo que se van a gastar 25000 millones de dólares en ampliar el metro de Lima cuando con menos de ese dinero se podría desarrollar las cuencas.
Cuando terminó la reunión salí más optimista de lo que entré, al ver la lucidez de Ingenieros aparte de los ya mencionados como de José Ayala secretario del Capítulo, el Ing Luis Watanabe, Víctor Claudet, decano del capítulo, todos ellos de la promoción 1959 de la Universidad Agraria La Molina, ya entrados en años con la relatividad de mis 44, pero con un estado físico, mental y espiritual envidiable corroborando que la Ingeniería Agrónoma y la actividad agraria es uno de los secretos para la longevidad y la vida feliz. Yo como Ing Químico por esta noche inolvidable me sentí un agrónomo más comprendí que el desarrollo del agro trae como consecuencia el desarrollo de la industria, comprendí que también soy parte de los 20 millones de trabajadores que dependen del agro pues con ello pongo a secar las plantas materia prima de mis almohaditas rellenas para los dolores y el estrés . ¿Qué sucede en los gobiernos que no convocan a estos maestros? ¿Que es lo que pasa? La respuesta fluyó en el ambiente en medio de sonrisas. En los ministerios hay 1000 abogados por un ingeniero.

viernes, 27 de enero de 2012

La exagerada Norma



En los últimos años de Ingeniería Química en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos llevé un curso electivo muy interesante llamado Ingeniería de los Alimentos. En éste entre tantos productos y tecnologías aprendidas estaba el de preparación de salchichas. Viendo este video, al cual llegué buscando el que Úrsula -mi señora- muy a fin a los embutidos desistiera de su consumo, puesto que en su elaboración se usan carnes (y yo soy vegetariano) denominadas “industriales”, donde pueden ser de animales que normalmente no comemos como equinos y équidos, además entran partes que normalmente no son comerciales como tendones, grasas y nervios.
Mi profesora fue la excelente ingeniera cuzqueña Norma Salas de la Torre. Cuando llegamos a la parte del proceso de embutido, ella nos pidió que nos lavásemos las manos cada 5 minutos. Para ello, la planta piloto de la universidad tenía lavabos relativamente a la mano con su respectiva agua y jabón. Empezamos el proceso a las 4 de la tarde, desde ese momento Norma nos repetía “lávense las manos”, “¡5 minutos!!! ¡a lavarse las manos!!!”
En mi mente decía “que exagerada la profe”.
- Bien señores siendo las 8 de la noche, me retiro, no se olviden de lavarse las manos cada 5 minutos. - la profesora se fue.
Ahora si podíamos expresar nuestro malestar.
- Pero ¡que exagerada la profesora!!! lavémonos cada 10 ó 15 minutos.
Así lo hicimos.
Terminado el producto al cabo de unos días la profesora programó una degustación. Curiosamente había oredenado la producción por horas, así teníamos las salchichas de las 5 de la tarde, de las 6, 7, 8, 9 y 10. Recuerdo que el decano de la facultad como algunos  profesores degustaron los productos de las 4 y 5. Todos llegaron a la misma conclusión: Riquísimas.
Retirados los invitados la profesora llamó a todos los alumnos.
- ¿Probaron las salchichas? ¿Que les pareció?
- Buenísimas profesora.
- Bien. ahora prueben éstas.- y nos dió las salchichas embutidas a partir de las 8.
Estaban ¡rancias!!!
- No se lavaron las manos ¿si o no?
- Nos lavamos cada 10 minutos- le dije triste.
- Seguramente habrán pensado que era exagerada ¿no? - asentimos tristes - no se preocupen es parte de la enseñanza, pero eso sí se las comen todas, no les va a caer mal pero por el sabor ya no son comerciales ¿entienden?
- Si profesora hemos aprendido la lección.
Magistral ingeniera Norma Salas. En ese momento dejó de ser la exagerada Norma.

martes, 17 de enero de 2012

Yo de ti ...

Recuerdo cuando al terminar tercero de secundaria, mi familia cambió de ciudad: dejamos Trujillo al norte del Perú y nos fuimos a Lima, la capital.
En el colegio pasé del Claretiano de Trujillo al de Lima. Fue muy difícil empezar de nuevo, teniendo en cuenta que a la gran mayoría de compañeros en Trujillo los conocía desde que prácticamente empezamos la vida escolar.
Mi primer día de clases fue muy curioso pues saliendo nomás me sorprendió que uno de los compañeros salía campantemente con un compás clavado en la espalda, curiosamente éste ni cuenta se daba. Al preguntar desconcertado a otro compañero me dijo"él ni siente ¿no ves que es gordito? El compás está clavado en su capaza de grasa". Todos comentaban que un compañero apodado Hitler no había venido el primer día y que "ese pata era chancón pero jodido".
Al segundo día llegó dandole la mano a todo el mundo, por mi parte ya me había hecho amigo de otros "provincianos" Lalo de Huancayo y José de Pucallpa. De inmediato me di cuenta que Hitler no se llevaba bien con el apodado "negro Ferrando", pues de inmediato empezaron con los empujones y el famoso "ganchito pa la hora de salida". En cuestión de espectáculo esto se ponía bueno más emocionante que en Trujillo. Nos tuvimos que quedar a la hora de salida a ver la bronca. Casi frente del colegio había un descampado (hoy día está amurallado y pertenece al "Parque de Las Leyendas" hermoso zoológico limeño. Bien, sin entrar a los detalles mientras caminábamos al pampón o descampado, se comentaba que Hitler tenía mucha habilidad en las Artes Marciales, entre mí pensaba que creo por caballerosidad, obligación o tradición, los que saben Artes Marciales están impedidos de utilizarlas salvo peligro extremo. Lo cierto es que parecía que el negro Ferrando ya le había pegado antes a Hitler pues lo trabajaba a la boquilla: "Quieres que te saque la mier.. otra vez" "puta que eres terco carajo", etc, etc. Lo cierto que una vez empezado el combate Hitler le lanza una patada voladora en la cara, reventándole literalmente la cara, luego lo levantó haciéndolo caer de espaldas y rematándolo con una patada nuevamente en la cara. La cosa se definió rápido. Los demás espectadores se fueron encima para evitar que el negro quede peor. Al día siguiente el negro siguió hablando que todo había sido de pura suerte, lo cierto que la pelea no se volvió a repetir, creo que el negro tendría que meterse a unas clases de Artes Marciales o utilizar algún tipo de arma para poder tener algún resultado a su favor.
Lamentablemente Hitler se sentaba delante mío. Y ante la vista de mi amigo "Lalo el huancaíno" sentí que Hitler me lanzaba un empujón el cual devolví, me empujó de nuevo, nuevamente respondí, entonces Hitler me dijo: "ganchito para la hora de salida". Lo tenía claro, no conocía nada de Artes Marciales como para tener chance alguno de salir bien librado y además siempre he sido pacífico. "No, no yo te empujo porque me empujas pero no soy de pelear". Observé los ojos bien abiertos de Lalo el huancaíno. Ya en el recreo me llamó la atención: "¡puta cómo te chupas, yo de ti le acepto el ganchito y le saco su mierda"."que me haga eso de empujarme y vas a ver, yo me bronqueaba en Huancayo con los del Salesiano que son más bravos que ese huevón de Hitler".
Pasaron los meses y en el recreo estábamos miccionando en el baño.El urinario era largo donde a la vez podían ocupar no menos de 15 alumnos. Terminé y me fui a lavar las manos mientras   Lalo el huancaíno empezaba su micción. En eso llega Hitler haciendo bulla,  riéndose y no tiene mejor idea que sacarse la correa y meterle un correazo  a Lalo el huancaíno a la vez que gritaba: "¡mea!" y zas otro correazo "¡Mea!!!" otro correazo, así una y otra vez. Al ver aquello pensé "hoy me tengo que quedar a ver la bronca, esto se pone bueno". El rostro del huancaíno se puso rojo, se sacudió dando por finalizada su micción, se cerró el cierre volteó a ver a Hitler y le dijo: "Ya pe Hitler no jodas", se fue a lavar las manos como si nada hubiese pasado.
- Lalo ¿cómo? ¿no que le ibas a sacar la mierda?
-Tas huevón yo no sé karate será para que me la saque a mí ¿no viste como quedó el negro Ferrando? Y todavía que ese huevón es bravo del Callao ni huevón que fuera.
(imagen extraída de la página http://www.elgekonegro.com/web/category/yo/)