Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

La magia de una segunda opinión

Imagen
Cuando adolescente mi papá nos pagaba a mi mamá y hermanos un seguro médico privado. Pero en realidad, prefería ir donde un excelente médico primo mío, que no solo nos sacaba de apuros de salud, sino que con vocación docente explicaba con detalle los orígenes y pormenores de las enfermedades.
- Jorge ¿por qué no usas el seguro? Total siempre pago y no lo aprovechan ¡te puedes ir a cualquier clínica!.- me aclaró mi papá
- Es que más confianza es con el primo...
- Pero hay que aprovecharlo, mi pago mensual cubre todo no vas a pagar nada...
Así que al primer síntoma de enfermedad escogí una clínica y me fui. Tenía un ardor en las amígdalas de manera que me busqué el supuestamente mejor otorrinolaringólogo.
Como primer número me hizo un lavado de oídos. A diferencia de mi primo lo hizo con agua al ambiente por no decir fría. Esto hizo que me sintiera mareado. Y para culminar después de auscultarmis amígdalas me dijo:
- Mmmmm están muy mal ¡hay que extraerlas!
- ¿Cómo?
- No te preocupes es una op…

¿por qué me siento feliz del nobel de Mario Vargas Llosa?

Recuerdo mis épocas de escolar cuando tenía algunas preguntas sobre literatura, se las hice a mi tío Aldo estudiante de derecho de la Universidad de San Marcos y él me contesta ¿por qué no le preguntas a Vargas Llosa? Tomamos la guía de teléfonos y lo llamé. Con suma amabilidad y sencillez me atendió y contestó mis inquietudes. Un día ya de estudiante en la universidad de San Marcos,caminando por las calles limeñas específicamente en la Plaza Francia, observo que la librería Studium estaba rematando sus libros ante su cierre inminente. Compré "Pantaleón y las Visitadoras" y llegando a casa me senté a leer un par de hojas para ver de qué trataba y me descubrí terminándolo como a las 5:30 de la mañana. Ya había leído en casa de mi abuelo "La guerra del fin del mundo" pero después de Pantaleón me volví un adicto al goce de leerlo. Es que leer un escritor cuyo objeto de ficción son parte del paisaje físico y sentimental que te rodea es algo extraordinario. Gracias a &q…