martes, 30 de marzo de 2010

Rosalina, mi super héroe de la química


La conocí en un seminario sobre aceites y grasas en el Colegio de Ingenieros cuando todavía era estudiante del segundo año de Ingeniería Química. Su charla fue sobre arcillas blanqueantes. Después de amena y didáctica charla pasamos a las preguntas. Allí le hicieron preguntas extremadamente técnicas, ella se carcajeó de risa e identificó a gente de la competencia entre el público. Los metafísicos de la Nueva Era hablan del poder de la mente, esto al parecer puede que sea cierto pues salí del seminario pensando y deseando en algún día trabajar con ella.
Años después la hermana de mi mejor amigo andaba con la novedad de haber aprendido a leer las cartas del tarot. Pronto a terminar la Universidad la preocupación latente era la de poder obtener un buen trabajo. Ella movió las cartas y me dijo "una mujer morena te va a dar trabajo", de inmediato pensé en Rosalina.
Trabajé en el Servicio de Mantenimiento de la Fuerza Aérea, presenté proyectos de investigación sobre catalizadores y adsorbentes en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y posteriormente laboré en la Papelera Atlas. Continuamente enviaba hojas de vida a los anuncios de El Comercio. hasta que por fin recibí una llamada para una entrevista. Después de exámenes psicológicos y demás pasé a la entrevista con la gerenta técnica de una empresa en ventanilla. Allí es donde vino lo impresionante, ingreso a la oficina de la gerenta y veo a Rosalina. A partir de allí fui testigo de muchas hazañas trabajando con Rosalina.
Vi como se presentaban problemas con inyectores de vapor en reactores pues el medio ácido de la reacción los corroía y el cómo Rosalina lo resolvió con una genialidad. Una vez en un restaurante rústico vio que estaba construido con tubos de bambú, allí fue cuando dijo "y ¿qué pasaría si inyectamos vapor con tubos de bambú?" Una aparente locura que se plasmó en espectacular realidad, una vez más la naturaleza le ganó a un material humano como los diferentes aceros inoxidables.
Así la he visto inventar una forma ecológica para producir azúcar blanca sin azufre, suavizantes para detergentes, materiales para construir carreteras impermeables, membranas para rellenos sanitarios en base de arcillas usadas, ladrillos refractarios con material de desecho. Observé como venían los inversionistas primero ingleses, después alemanes a apoyar sus proyectos viniendo a quedarse boquiabiertos con su "Inca Technologies" basada en conocimiento, empeño e intuición femenina. Rosalina mi súper héroe de la química.

domingo, 14 de marzo de 2010

El misterio de los sueños


Hoy domingo 14 de marzo estoy repasando las noticias del día y leo que David Beckham a sufrido una lesión. En el momento que leí la noticia tuve una sensación de dejavu impresionante. El miércoles cuando visitaba una clienta de una tienda naturista ofreciéndole las almohaditas que fabricamos con Ursula mi esposa, había un televisor prendido y mientras probaba la almohadita calentándola un minuto al microondas, su empleada miraba la novela. En los comerciales sale uno diciendo ¿quieres tener a Beckham en casa? Ella dijo "por supuesto ¿quien no?" Le dije "que pena la lesión que ha tenido y no va a poder jugar el mundial" a lo que la chica respondió: "Eso no importa, igual es guapo" y siguió mirando la tele. En el momento que le comentaba sobre la lesión pensaba de lo más normal en la noticia que justamente hoy recién ocurrió. Entonces todo aquello seguramente lo he soñado y por ello pensé que había ocurrido.
Leyendo un libro de Sri Sri Ravi Shankar cuando se refiere a los sueños nos dice que son deseos reprimidos, recuerdos del pasado, temores y también curiosamente recuerdos del futuro. Él nos recomienda no hacerles caso puesto que los sueños es una gran mezcla de todo ello. Pero que curiosa experiencia, no es la primera vez, recuerdo algunas otras, seguro que es una experiencia que muchos tienen y a veces no dan cuenta, pero que resulta interesante relatar y observar. Al fin y al cabo es el misterio de la vida y su juego de aventuras.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Villano y Héroe en Cajamarca


Mi padre fue enviado por unos meses a Cajamarca y fui por un par de semanas a acompañarlo. Me dijo para que sea más divertido iríamos a un pueblo llamado Jesús acompañando y viendo como los muchachos de la compañía instalan unos postes de comunicaciones. Recuerdo que subimos algunos cerros no muy empinados y cruzamos un río. Me habia puesto un polo rojo fresco como para la caminata a pleno sol.
Caminando al borde del río mi viejo pone una cara temerosa mirando hacia arriba. Al voltear un gran toro venía corriendo hacia nosotros. En ese momento pasó toda mi vida en el recuerdo hasta que sentí que mi papá me tomaba por los hombros y se escondía detrás de mí. En ese momento me entró un sentimiento de desilusión y mentalmente renegaba de mi viejo observando con desesperación como el toro en cuestión de segundos se me acercaba quizá llamado por mi polo rojo. Ya cuando el contacto era eminente sentí como una fuerza me empujaba hacia un costado y me hacía caer. Ya en el suelo observé como el toro era llevado por el río. Mi padre me había salvado una vez más. Simplemente me había usado como capa para después dejar al toro en el aire desabarrancándose al vacío del río. Volvió a ser mi héroe.

martes, 2 de marzo de 2010

Fuerza Hermano


Recorrí Chile desde Arica hasta Santiago, a ritmo de aventurero. Tomé un bus y como es mi costumbre me puse a conversar con las personas hasta ese momento desconocidas, recogía historias fantasmales, misterios que se repiten de pueblo en pueblo, observando similitudes y pequeñas variaciones con las escuchadas en mi país. En fin, gocé con la tertulia con esa cálida rapidez que tienen al hablar nuestros hermanos chilenos. Sacaban "al tiro" que era peruano y uno de ellos en el viaje de regreso me contó que era de Puerto Mont y para mi sorpresa empezó a cantarme el himno Nacional de Perú, sentí emoción, quería grabar ese momento para que todos mis compatriotas sientan el cariño que estaba sintiendo en ese momento y que las cosas no son como muchas veces se escuchan en las tribunas de los estadios de gente sin cariño ni respeto al prójimo y que muchas veces -la mayoría de las veces- se generalizan. Mi amigo de Puerto Mont era muy aficionado a la onda corta y me dijo que al terminar su programación las radios peruanas tocaban el himno, que le gustaba mucho y a tanto escuchar se lo aprendió. Allí fue que le conté que a mi de muy pequeño fue un chileno el padre Jacinto Ojeda allá en el Colegio Claretiano de Trujillo curiosamente también de Puerto Mont el que me enseñó a cantar el himno del Perú. En ese momento no sabía que era chileno, pues incluso nos llamaba la atención cuando no lo cantabamos a todo pulmón. Posteriormente ya más grande fui director de un periódico mural del colegio y lo entrevisté, allí fue que me contó su niñez en Puerto Mont y su hermosa historia del llamado de Dios.
Por eso se me parte el alma cuando veo las imágenes del terremoto de la madrugada del sábado y ofrezco mis mejores vibraciones mediante la oración, mediante el sentimiento del corazón para que esta página pase lo más rápido posible y volvamos a ver a un Chile recuperado y feliz. Es inevitable que así va a ser su calidez no merece más que ello. ¡Fuerza Chile!!! y un abrazo a la distancia desde el corazón.