sábado, 16 de enero de 2010

El Asesino


En casa la limpieza es muy estricta, no obstante eso, de vez en cuando se infiltra una cucaracha, insecto que Ursula, mi señora, odia y teme a la vez. Cada vez que ve una me llama para que la mate. Pero por mi fuera evitarme esa labor, no puedo dejar de ponerme del lado de la cucaracha e imaginarme que una gran plataforma cae sobre mi y me destruye no sin antes sentir un dolor tremendo. Entonces me digo ¿cómo eliminarlas? Por mi fuera hablar o comunicarme de alguna forma con ellas, para que abandonen en forma pacífica la casa y puedan vivir felices fuera en los desagües, parques e infinidad de recovecos que existen en la urbe y en el campo. Pero al no poder hacerlo llego a la conclusión que debo eliminarlas a mi manera, es decir aprovechando la química. Allí fue que Ursula me dice: "entonces compremos Baygon" lo cual por más químico que sea me da la impresión que contamina el ambiente y nos mata de pasada poco a poco. Entonces recuerdo la noticia de una persona que tenía una pequeña protuberancia en la punta de la lengua que fue creciendo hasta el punto de tener que ser operada. El médico al abrir descubre que habían cucarachitas dentro ¿qué había pasado? A las cucarachas lo que más les atrae es la goma sintética, químicamente hablando una ureaformaldehído y es ideal tanto para su alimentación como para poner sus huevitos. De manera que las fábricas de gomas sintéticas son visitadas asiduamente por estos insectos. Lo que había pasado era que la persona había mojado la goma sintética de una carta con la lengua inyectándose casualmente los huevitos de cucaracha, por eso en la oficina postal de EEUU se ha recomendado que no usen para nada la lengua en el pegado de cartas.
Bien, entonces ya tenemos algo que las atrae: la goma sintética común, ahora habría que mezclarla con un veneno que no sea dañino para el hombre pero selectivo para las cucarachas. Los clásicos, muy efectivos, no dañinos para el hombre y mascotas son el bórax y el ácido bórico. Fui a la ferretería donde otras veces había conseguido con facilidad el ácido bórico pero no había disponible, preguntando encontré un veneno llamado cipermetrina que no es dañino para los mamíferos mas si para los insectos. Una vez con el veneno, con el cuidado del caso de no usar nada de la cocina, mezclé con la goma sintética, homogenizándola bien y coloqué esta mezcla en zonas estratégicas. Efectivamente al tercer día aparecieron lo que pensamos era solo una, ¡tres cucarachas!con las patas hacia arriba, muertas o agonizantes lo que me llevó a pensar ¿por qué la mayoría de insectos mueren con las patas hacia arriba?
Ante el éxito pueda que vea otro negocio para servir a la sociedad como el exterminar cucarachas. No sé donde leí que cada persona en el caso de volverse asesino mata de acuerdo a su profesión y efectivamente, muchas páginas policiales nos narran de albañiles asesinando con martillos, policías despechados matando con su arma de reglamento a sus mujeres aparentemente infieles, y los químicos o que tienen alma de químicos humildemente con un buen veneno selectivo, ahora pensando en el sufrimiento de las cucarachas ¿que tal si le añado a mi fórmula un analgésico de manera que el insecto caiga en un sueño profundo y no sea una desdichada agonía, por que igual me da mucha pena matarlos y que sufran al morir.

3 comentarios:

pamela dijo...

jajaj estamoso iguales con las cucharachas me he mudado hace pocos meses y es un departamento en extreno , no como casi nunca alli , pero ya me han visitado alguna de ellas.

esteban lob dijo...

Hola Jorge:

Gracias por la información. No se me habría ocurrido. Nunca terminamos de aprender.Ayer nomás, en la elección presidencial chilena, millones de personas cerrábamos el voto con una estampilla a la que por cierto le pasábamos la lengua.

Un abrazo.

Jorge Atarama dijo...

Pamela: espero utilices la combinación mencionada para las cucarachas aunque por mi fuera vivan fuera y felices.
Esteban: Antes de enerarme de esa noticia también usaba la lengua para pegar sobres, ahora gracias al internet casi no se usan salvo en las elecciones que felizmente en Perú nos dan un sticker para sellar el voto.