martes, 3 de junio de 2008

Con Guruji en Buenos Aires


La experiencia vivida en Buenos Aires al conocer al líder humanitario hindú Sri Sri Ravi Shankar a quien de cariño le decimos Guruji ha sido maravillosa. Pero ¿quién es Guruji?
Hace unos años atrás lo desconocía totalmente. Fue el gerente de la empresa donde antes laboraba quien me lo presentó al menos desde su obra. Recuerdo que este gerente pasaba momentos terribles producto del estrés producido por la pérdida de dos de sus seres más queridos y por la incertidumbre laboral. Hasta que en una reunión le comentaron sobre Guruji y su técnica antiestrés llamada Sudarshan Kriya (Kriya Yoga), fue en Alemania y se lo comentó el gerente de la planta de India. En Perú no existía sede de El Arte de Vivir nombre de la fundación que instruye sobre esta técnica así que decidió ir a Chile, país muy cercano a Perú a llevar el curso parte 1 y su vida cambió. Este cambio lo hizo traer una instructora al Perú y dar un par de cursos a los miembros de la empresa y a los clientes. Así fue que llegué a tener conocimiento sobre el Sudarshan Kriya y posteriormente sobre Guruji. El practicar el Sudarshan Kriya te da una sensación de felicidad indescriptible solo comparado a aquella sensación de enamoramiento, Guruji nos dice "la respiración tiene un gran secreto para ti" y es verdad. No me explico si la técnica es solo una manera distinta de respirar por que suceden cambios tan hermosos en la vida con su práctica diaria. Llegamos a tener conciencia que realmente un ser superior o alguna energía nos ha dado todos los materiales para llegar a la felicidad y depende de nosotros usarlo adecuadamente.
Guruji a sido nominado por 4 años consecutivos para ser premio Nobel de la paz por la solución de conflictos por sus innumerables iniciativas a lograr la paz en el mundo .
Sri Sri da conferencias en más de 40 países, nos recuerda que las grandes tradiciones espirituales tienen metas y valores en común. Alienta a las personas de diferentes religiones y tradiciones a juntarse y celebrar. Su amor, su sabiduría práctica y su total dedicación al servicio, inspira a personas de muy distintas culturas. Guruji le da una dimensión totalmente nueva a la espiritualidad, inyectándole el sentido jovial de la celebración y de la felicidad. A través suyo puedes ver el infinito, el solo estar en silencio con él abre tu mente a una comprensión indescriptible del universo.
Recuerdo su entrada al estrado. Yo flameaba mi banderita peruana (mi meta era invitarlo a que visite el Perú) y él lo primero que hace es acercárseme y pedírmela. La tomó y se puso a bailar con ella ante los cantos y la celebración de las más de 1000 personas que llevábamos el curso avanzado. Por la noche hubo una concentración por la paz abierta para todo público, más de 10000 personas en el estadio Gimnasia y esgrima de Buenos Aires con sus velas encendidas por un fin común: la paz del mundo. En un momento nos hizo que nos sentemos y relajemos para meditar. Se cantó 3 veces el viejo cántico de Om y como por acto de magia la mente se quedó en calma total, 10000 personas en silencio absoluto aquella ventosa noche bonaerense. Percibí que habían pasado15 segundos cuando escuché la voz de Guruji diciendo "Jai gurudev" volví al mundo y todos con sorpresa nos dimos cuenta de la relatividad del tiempo: habían pasado 35 minutos y la sensación era de la unidad cósmica con el universo. Nuevamente enamorado pero esta vez es un amplio amor universal. Siguieron canciones y celebraciones, Guruji nos recuerda que la naturaleza del hombre es la felicidad.
Ahora de manera voluntaria hago lo posible para que se dicten más cursos en Perú ya se han dictado en la cárcel de mujeres de Santa Mónica y recuerdo uno los comentarios de las chicas que decía entre lágrimas de felicidad "mi cuerpo puede estar encerrado aquí, pero esta sensación de libertad no me la quita nadie, soy libre sin importar lo que pase".
El arte de vivir en Perú a paso seguro está creciendo irradiando la paz, sin distinción alguna de raza, religión, forma de pensar u opción sexual, es solo el desarrollo del verdadero ser a través del redescubrimiento de los misterios que nos trae la respiración.

2 comentarios:

MAR dijo...

Me gusta mucho la gente con espiritualidad y elevación humana, en este blog la percibo y me gusta.
Yo tuve la experiencia en Chile de estar con un rimpoche y participar en una puya de fuego.
Creo que cada experiencia es única y tan enriquecedora, mirando todas las culturas, creencias y modos de vida con respeto y tomando lo que mas nos hace bien para nuestro ser.
Cariños para ti.
mar

Anónimo dijo...

Hermosa la nota que escribiste!!
Jai gurudev!
Saludos desde argentina!!

viki