viernes, 13 de julio de 2007

Compartir

Mi hijo de 8 años me dice que sacó 12 de 20 puntos en un examen de religión y me llamó a la reflexión ¿religión? Al ver su cuaderno observo que el término adecuado para ese curso debe ser religión católica, curiosamente sin encontrarse en un colegio católico, al menos no se mencionó por ninguna parte al momento que lo matriculé, pero ya sea por costumbre o tradición en el Perú se enseña "religión" pero es tácita la idea que es cristiana católica.

Yo creo que un ser humano debe ser libre de escoger su religión, escoger no tenerla o buscar su camino espiritual. Para ello debería conocer primero toda la gama de religiones que ofrece el mundo. Cada una de ellas difiere en tradiciones y dogmas pero tienen muchas cosas en común que debería unirlas además de historias maravillosas. A parte de las hermosas historias bíblicas que narra la historia del pueblo de Israel con su Dios Yavhé o Jehová siendo la base de las enseñanzas del judaismo y el amor de las enseñanzas del maestro Jesús con sus múltiples variaciones cristianas debido a igual interpretaciones, cómo no contarle a un niño de Mahoma que fue llamado a la montaña, estaba intranquilo, algo le decía que suba, para una vez sobre la montaña un misterioso ángel de nombre Gabriel le recita los hermosos versos del Corán. Cómo no apreciar a Gautama Buda que siendo príncipe decide dejarlo todo y buscar la iluminación que por fin encuentra bajo un árbol de Bodhi, que aún después de siglos existe en la India. Cómo no contarle a un niño las hermosas historias de Buda y sus enseñanzas que se encuentran en el Nirvana Sutra. Por qué no contarle de las escrituras védicas sobre Krishna y preguntarle al mismo niño por qué cree que se le presenta a Arjuna en plena guerra, le incita a seguir y sostiene la bella conversación que da vida al Braghavad Gitá. Cómo no disfrutar la bella historia de los dioses hindúes, del hinduísmo y su trimurti, las historias de Shiva con su esposa Parvati y su hijo Ganesha que tiene cuerpo de humano y rostro de elefante. Saber sobre el Libro del Mormón el cómo llegó en forma de placas de oro a manos de José Smith, ver como surgió en el antiguo Irán el Mazdismo o Zoroastrismo quien introdujo los conceptos del bien y el mal siendo la base de posteriores religiones entre ellas el judaismo, el cristianismo y el islamismo. Seguramente existen más religiones que no he mencionado aquí y que me falta leer sobre ellas y disfrutar sus enfoques pero la idea es que conociéndolas podríamos entonces ver al mundo diferente, sin fundamentalismos de ningún tipo, nos daríamos cuenta que existe un Dios y que se manifiesta de diversas maneras, como las razas, los idiomas, los colores, los animales, los microbios, la vegetación, los minerales, los elementos químicos, el universo, observaríamos que todas nos hablan con sus propias palabras del amor, creariamos un mundo no de tolerancia por que la tolerancia suena a soportarnos, sino un mundo empático donde comprendiéramos al prójimo, volviéndose el mundo un punto en el universo donde compartir la belleza de sus diversas manifestaciones, pensamientos y sentimientos.

1 comentario:

gabriel revelo dijo...

para mi 'las religiones', además de interesantes, deberían de ser un genero literario aparte...