martes, 12 de junio de 2007

Mensajes del más allá

Eran las 8 de la noche. Sólo en ese momento me preocupaba el examen de inglés del día siguiente. Un gran amigo mío llega a la casa con mucha angustia.

- ¿qué te pasa? -le pregunté

- Me siento triste, extremadamente triste.

- ¿por qué?

- No lo sé, pero siento como un calor en el corazón.

- Es raro que te sientas así, si eres el único en la universidad que tiene trabajo, para colmo tienes buen jale con las chicas, ¿por qué estar triste?

Por más que empezé a hablarle de la cierta envidia que se tenía de él por la suerte con la que lo trataba la vida, no pude quitarle más que por pocos minutos la tristeza, por último le recordé que teníamos examen de inglés al otro día a las 9 de la mañana.

Llegó el examen de inglés y mi amigo no llegó a tiempo. Pensé que por estar conversando hasta tarde en mi casa se había quedado dormido. Justo al final del examen se aparece frente a la "teacher" llorando. Ante la sorpresa y curiosidad mandé al diablo las dos últimas preguntas y me acerqué.

- A muerto mi hermano. - Me quedé petrificado - justo a la misma hora que ayer te fui a ver a tu casa. Por eso seguro estaba triste.

- La puta madre- dije ante la mirada atónita de la teacher. Su hermano había sido amigo mío también, era un muchachón de 25 años también con mucho atractivo por el sexo opuesto.- ¿cómo fue?

- Como sabes él es, o mejor dicho era muy aficionado a las motos- recordé que llegaba a la universidad con una gran moto y su casaca negra tipo Fonsie de "Happy Days".- se sacó la mierda con su moto.

Recordé que se había cansado de la universidad y se había ido a probar suerte a un país del medio de Sudamérica, justamente poniendo un taller de mecánica.

Mi amigo no fue el mismo desde ese momento. Andaba decaído. Era chocante verlo pues siempre había estado lleno de vida y sonriente, quizá esa haya sido la actitud por la que la vida le sonreía. Ahora todo era distinto.

Lo recomendable ante las grandes penas es caminar, llorar, conversar y esperar a que el tiempo haga su trabajo. Por lo que a mí respecta contribuí a lo de caminar y conversar. Leí sobre el duelo y los 6 meses de pena. Caramba, eran 6 largos meses que mi amigo estaría así, claro que gradualmente seguro iría mejorando hasta ser el mismo.

Al cabo de una semana. Sorpresivamente llegó normal, es decir, contento.

- Acabo de hablar con mi hermano- me dijo.

- ¿Con cual?- el hombre tenía como 4 hermanos más.

- Con el que falleció.

- ¿Qué? ¿te has ido con un espiritista?

- No, nada de eso, simplemente se me a presentado en sueños, dice que es una de las formas más fáciles que tienen de comunicarse con los que estamos por acá.- Me quedé admirado.

- Pero ¿cómo sabes que no es tu imaginación?

- Me contó detalles del accidente, detalles que según él nadie sabe, salvo.....

- ¿Salvo?

- Salvo su enamorada de aquí que también se le comunicó en sueños, me dijo llámala y pregúntale que ha soñado, compara lo que te digo y no seas cojudo ya no sufras más, ya no llores, estoy muy bien, y de verdad se lo veía lleno de salud.

- Bien, yo pongo la luca para pagar la llamada, hay que llamarla, vamos.

- Hace rato, temprano la llamé y se quedó admirada del sueño, me contó lo mismo, es increíble pero cierto.

Mi amigo en las vacaciones viajó al país del accidente y trajo la historia completa, incluso recortes periodísticos del accidente.

Todo coincidía a la perfección.

3 comentarios:

Carmen Arakaki dijo...

Aunque tu no lo creas es muy cierto que los muertitos te hablen en sueños,gracias a Dios he tenido ese tipo de encuentros,se podria decir del tercer tipo???,bueno te dire que mi papa fallecio hace muchos años y con el tuve 3 encuentros muy cercanos en sueños,por eso lo de tu amigo!!!ES VERDAD!!!....gracias por este articulo...

Jorge Atarama dijo...

Un día mi abuelo ya fallecido se apareció en sueños a mi señora y le dijo sonriente:"Ven Ursula ,adivina quien está aquí, ven para que veas" ella se sorprendió y despertó, al rato la llaman por teléfono diciendo que su padre había sufrido un infarto. Felizmente se recuperó, pero estuvo de visita por ese fascinante mundo del más allá.

Gonzalo Del Rosario dijo...

Yo quisiera hablar con Marcos Calderón a ver si dicta alguna conferencia a los DT actuales de cómo Perú podrá llegar al mundial.