sábado, 9 de junio de 2007

El pisapapeles que desafió a la historia

Era el cumpleaños del Dr. en medicina Javier Cabrera Darquea, y un amigo le regala un pisapapeles extraño y a la vez natural: una gran piedra labrada. Lo recibió con amabilidad pero no lo auscultó en sus detalles. Después de unos días sentado frente a su escritorio recién se percató. Era una piedra labrada efectivamente pero con un motivo curioso: un dinosaurio montado por un hombre. La tocó y sintió una energía especial, se preguntó con su curiosidad intelectual ¿cómo podría haber sido hecha? Intrigado fue donde su amigo quien lo derivó donde un viejo mestizo que vivía en Ocucaje de apellido Uchulla que era quien se la había vendido. El hombre al ver el interés del doctor le mostró un yacimiento de donde provenían las piedras de manera que él simplemente las sacaba de allí escarbando. Los motivos que tenían las misteriosas piedras eran de los más variados incluyendo operaciones al cerebro, transplantes al corazón (había un documental donde Christian Barnard comentaba sobre esta piedra, pero el principio del transplante es distinto al que utilizó Barnard, pues no se basaba en la disminución de las defensas del cuerpo para evitar el rechazo como es también la tecnología actual, sino en el uso de sangre de una mujer embarazada, pues ésta contiene una sustancia que evita el rechazo), presencia de artefactos voladores, el uso de la energía eléctrica, incluso la disposición de los astros en el universo. Esto último hizo que el doctor quisiera saber la antiguedad de estas piedras, mandó una muestra a una universidad alemana y la sorpresa fue mayor: más de un millón de años. Esta historia la leí en el libro "Existió otra humanidad" del escritor español Juan José Benitez y la corroboré yendo a Ica a buscar al extraño doctor que con sus piedras desafía a la historia. Tuve la suerte de cultivar su amistad y escuchar en directo sus explicaciones y teorías, incluso el doctor tuvo la gentileza de obsequiarle un ejemplar a mi señora. Una persona realmente fascinante como fascinantes sus hallazgos que nos demuestra que gran parte de la historia que estudiamos es completamente falsa. A pesar de ya haber fallecido, todavía se puede preguntar por su casa ubicada en la plaza de Armas de Ica y por el pago de 10 soles visitar el museo donde se encuentran más de 15000 piedras, algunas interpretadas por el doctor y otras en busca de explicación. La última vez que fui me atendió su secretaria quien se dedica a cuidar la colección y por ello lo del pago, que cuando el doctor vivía no se daba, pues al Dr. Cabrera lo único que le interesaba era la verdad, el descifrar y aprender del mensaje que nos ha dejado una civilización que estuvo más de un millón de años antes de nosotros y que por alguna misteriosa razón desapareció, pese a sus adelantos incluso mayores de los que se jacta la civilización actual, pero que han dejado un legado que va más allá de la escritura, en la simbología de piedras las cuales les invito visitar, tocar y sentir la magia de una conexión con tiempos que se pierden más allá de la historia.

Si ustedes quisieran dejar un mensaje para humanidades futuras ¿lo escribirían o usarían la sabia simbología usando una tecnología que la registre en el tiempo?¿Qué nos habrán querido enseñar?

Un interesante video sobre las piedras y los misterios que nos encierra la enigmática Ica y el Perú en general lo encuentran en: (se recomienda primero bajarlo en disco duro para verlo sin cortes)

http://video.google.es/videoplay?docid=-3130684663649066681&q=nazca+jjbenitez

¿Qué opinan?

1 comentario:

Gonzalo Del Rosario dijo...

Manya cada día me sorprendo más con todo lo que veo y leo y ya no sé ni qué es real o falso, es un mundo de locos . . .