martes, 26 de diciembre de 2006

Intuición Mortal

En el universo en este vaivén de seres vivos y acontecimientos existe una información misteriosa, irremediable, apacible para algunos,terrible para otros:la fecha exacta de la muerte. En el caso de los animales el tiempo de vida es muy parecido, salvo un accidente o a la alteración de su ecosistema de una manera brusca y casi siempre por extraños acontecimientos creados por la insanía propia de la avaricia del hombre, todos mueren en tiempos similares para cada especie. Pero en el caso del hombre las edades de muerte son muy variadas que cada vez que recorro el cementerio con extrañeza veo una variopinta de tiempos de muerte y curiosamente muchos que si vivieran fueran mis menores y esto que me considero joven.
Al parecer existe una intuición subconciente de aquella fecha que para algunos es única y especial, para otros esta fecha se repite una y otra vez en ciclos contínuos de vida. Mas aquella intuición tácita hace que los espíritus manifestados en cuerpos humanos dosifiquen sus talentos, por ejemplo en el Perú tenemos al compositor de música criolla Felipe Pinglo Alva que muere a los 36 años dejando más de 500 canciones donde si uno las escucha, siente la sabiduría de un anciano que aconseja sobre la vida, ya a los 24 años era un celebrado compositor. Internacionalmente y con esa genialidad inmensa vemos a Mozart componiendo su primera sinfonía a los 4 años y muriendo a los 35 años después de haber dejado su genialidad musical para la posteridad. Así tenemos múltiples ejemplos en diversos campos como Jesús, John Lennon, Jimmy Hendrix, Jim Morrison, James Dean, Janis Joplin, Kurt Cobain, Freddy Mercury entre otros.
Es como si estos espíritus sin decirle nada a su ser conciente intuyen que el tiempo que se les presenta es corto y expresan sus talentos en forma de frenética inspiración con tal perfección y velocidad que maravillan a los espíritus pausados como el mío.
Jorge Atarama Sandoval

4 comentarios:

Karolunatik dijo...

Buenas tardes

Hay tantos que honrados después de muertos, dejan sin embargo algo perdurable. Lo cual me hace pensar porqué no les reconocemos en vida los logros o aportaciones?mmm

Anónimo dijo...

Uno no sabe el valor de alguien hasta que se pierde. El vacío es el que te hace reflexionar sobre su valor.

Alejandro dijo...

Rimbaud fue otro que murio joven, como los colibris que viven intensa y velozmente y asi mueren, quizas por eso uno intuye el vivir mas lento para vivir mas o para continuar muriendo.

call_anna dijo...

Hello! You have a very nice blog! I'm here to share valuable info with you visit my blog,about Mozilla Firefox web browser.